Un charco sucio lleno de basura se convirtió en el hogar de un cachorro que no podía moverse

No importa cuántas veces tengamos que decir que la vida en las calles, puede ser una de las peores experiencias para una mascota.

Enlaces patrocinados

¡Hay demasiadas historias y casos que nos demuestran, con hechos más que escalofriantes, que esto puede ser así, sin lugar a dudas!

Paralizada por una enfermedad, Jeevith no podía salir de este charco inmundo

Jeevith es la protagonista de uno de esos episodios que de verdad nos puede hacer cambiar la perspectiva que tenemos sobre perros y gatos abandonados, así como llegar a hacer más, mucho más para proteger a estos chiquillos.

La perrita estaba paralizada en medio de las calles. Pero cuando decimos que estaba paralizada no nos referimos a que quizás se había quedado inmóvil por el miedo o por una situación en particular.

En efecto, Jeevith no podía moverse, su cuerpo no respondía.

Enlaces patrocinados

Esto de por sí es un problema sumamente grave, pero imagina lo peor que puede volverse esa condición si la mascota yace, inmóvil, en un charco de agua sucia.

Indefensa, deshidratada, desnutrida y enferma como estaba, no tardó en convertirse en blanco de parásitos y de otras plagas.

El video que verás a continuación tiene imágenes muy lamentables del estado en el que se encontraba Jeevith al momento de su rescate. Te aconsejamos verlo con precaución

Por suerte para Jeevith, un hombre vio la condición de la perrita y denunció de inmediato su caso en Facebook, llamando la atención de un rescate local llamado Kannan Animal Welfare. Ellos se pusieron en marcha cuanto antes, porque a juzgar por el estado de la perrita en las fotos, necesitaba de ayuda urgente.

Llegaron al lugar en el que Jeevith se encontraba y de inmediato se pusieron a trabajar en su traslado a un veterinario.

Enlaces patrocinados

Su deseo de luchar fue mayor que todas las adversidades

No más de verla supieron que no les esperaba un desafío sencillo y que en buena parte, al vida o no de la mascota dependería de su espíritu de lucha, pero ellos no se rendirían.

La verdad es que la condición de Jeevith no podía ser más lamentable. Sumergida a medias en un charco de agua inmunda, algunas alimañas se habían encargado de causar serias lesiones en el cuerpo de la perrita, especialmente en uno de sus ojitos, el cual lamentablemente no pudo sanarse.

Enlaces patrocinados

Jeevith era solo un manojo de huesos y a pesar de su parálisis, su depresión y su debilidad, la perrita no dejó de luchar. A paso firme y con una paciencia y una templanza enorme, poco a poco la mascota comenzó a salir adelante y empezó a sanar de todas sus enfermedades.

Jeevith había perdido su ojito derecho, pero esto no la detendría en su propósito de mejorar. Ni siquiera fue un impedimento para que la dulce perrita hallara a a la familia indicada para hacerse cargo de ella y fue así como este dulce animalito comenzó a avanzar hacia una nueva vida.

En Jeevith emergió una perrita amorosa y maravillosa

¡Si te conmueve el caso de Jeevith, no dejes de compartirlo con otros para mostrar al mundo la maravilla de las segundas oportunidades.

Enlaces patrocinados
¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!