Un delfín desarrolla su oficio como buscador de tesoros y sorprende con sus tiernos regalos

Los delfines son criaturas bastante inteligentes y amistosas, por esa razón se han ganado el cariño de muchas personas que se derriten sólo al ver sus ocurrencias. Pero hoy hay debemos hablar de una de estas criaturas no sólo enamora sino que se ha ganado los aplausos de muchos por su generosidad.

Su nombre es Mystique, un delfín jorobado macho de 29 años, que se ha convertido en todo un cazador de tesoros.

Este amiguito vive en el centro de alimentación de delfines en la costa de Cooloola, Queensland (Australia) y desde hace un tiempo se ha convertido en el favorito del lugar, igual que de los empleados y visitantes del Barnacles Café.

Su personalidad ha sido el primer gancho para ganarse el corazón de muchos, ya que Mystique es un chico bastante generoso.

Cada vez que algún empleado del lugar o cualquier otra persona se acercan a la orilla para saludarle y jugar un rato, la criatura agradecida suele recompensarlo con algún regalo especial. Mystique se sumerge en las profundidades del mar para recoger los más curiosos detalles para sus visitas.

El delfín utiliza su boca y nariz para transportar desde trozos de madera, conchas y corales que equilibra magistralmente hasta entregar en las manos de su visitante.

Todos en la zona están maravillados con la afición que ha  desarrollado la criatura y acuden regularmente para saludarle.

Los empleados del lugar han declarado que este comportamiento fue algo que Mystique desarrolló por su cuenta, parece que la criatura encuentra mucha diversión al sorprender a los humanos con sus detalles.

Este amiguito es un delfín bastante peculira.

Sus cuidadores señalan que Mystique es capaz de dar hasta diez regalos diarios y sospechan que la criatura tiene su propio tesoro escondido debajo del mar.

«Se mete debajo [y] si lo deja caer demasiado lejos, o decimos vamos, eso no es lo suficientemente bueno, entonces se mete debajo y nos lo trae. Juramos que tiene una colección esperando para traernos», dijo Lyn McPherson, un cuidador voluntario.

Al parecer este amigo no recibió entrenamiento para este truco pero el asunto ha resultado tan tierno que muchos se animan a darle algún rico alimento después de sorprenderlos con sus detalles.

También se sabe que el hábito de Mystique se agudizó en los últimos meses en los que el bloqueo mantuvo alejado a los turistas.

Ahora todo ha vuelto a una mediana normalidad, pues el centro turístico volvió a abrir sus puertas y espera que al menos 200 personas visiten diariamente el lugar.

Este centro funciona desde 1950 cuando los lugareños se unieron para ayudar a un delfín lesionado que había llegado a la costa. Tras salvarlo decidieron liberarlo en la bahía y como agradecimiento el animalito comenzó a visitar la zona con frecuencia pero además no llegó sólo.

El delfín rescatado llegó en manada a la bahía y entre los otros delfines estaba el generoso Mystique y su madre. Los lugareños reseñan que nuestro singular amigo ha visitado el lugar desde 1991 pero 28 años después es que desarrolló su oficio de buscador de tesoro que tanto está alegrando a todos.

No cabe duda de que este delfín es realmente tierno e inteligente esperemos todos lo cuiden para que su vida se prolongue por muchos años, comparte esta historia y deja que tus amigos también conozcan los atributos de Mystique.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!