Un encantador perro de trineo se hace viral por su divertida memoria a corto plazo

Los perros de trineo son fuertes, y resistentes. En la actualidad algunos pueblos nórdicos y polares lo usan como transporte principal. Pero para otras personas, es un compañero adorable y un poco distraído, como el caso de Grinch, el perro de trineos de Blair.

Blair Braverman es una mujer de 31 años que le fascina disfrutar al aire libre, es de espíritu aventurero y le encanta asumir riesgos.

Le gusta contar historias. De hecho, sus escritos sobre aventuras y género han aparecido en Smithsonian, The Guardian, This American Life y en otros lugares.

El nombre de su mascota es Grinch, un perrito encantador y sumamente divertido con quien pasa momentos increíbles.

“Grinch es fuerte, divertido, adorable pero tonto como una caja de rocas”, dice la divertida chica.

Blair quiso compartir con los internautas la historia de Grinch. Si algo caracteriza a esta tierna mascota, es su enorme corazón, es todo ¡sentimientos! pero también es un distraído de la vida.

“Él tiene el corazón más grande que cualquier perro que yo he conocido alguna vez”, dijo Blair.

Grinch le da hermosos y sentidos abrazos a Blair

Se distrae con facilidad, y a veces se comporta tontamente, como la ocasión en que atravesó una manada de pavos salvajes, y se dispuso a orinar sin importarle que estaba rodeado de los plumíferos. ¡Es que a Grinch le gusta orinar cosas!

En otra oportunidad, los perros estaban descansando en un campo de béisbol, después de 65 kilómetros de caminata, y Grinch se despertó ladrando tanto que tuvo que irse al lado de la cerca, para que sus cansados compañeros pudieran dormir.

Según el sitio web de Blair, estaba entrenando para Iditarod, una carrera de trineos tirados por perros de 1.600 kilómetros en Alaska.

Una noche, la mujer fue con su perro a hacer lo que más le gusta al can, tirar cosas. Fueron con Jenga, otra perrita.

Todo estaba muy bien, Grinch corrió con Jenga galopando por la pendiente del ferrocarril. Ya habían recorrido dos kilómetros y medio, Blair consideró que era hora de regresar porque habían ido muy lejos.

La mujer se puso de pie y dio vuelta al carro

“¿Chicos, listos?, les preguntó a los perritos.

Grinch estaba preparado para correr, pero no sabía qué hacer. Le repetía lo mismo, pero no accionaba. ¡No había dudas, estaba confundido!

Braverman grabó la graciosa reacción del perrito. El carro no tenía frenos, y no se movía para nada.

Entonces, no había otra explicación, Grinch no se estaba moviendo en lo absoluto.

Jenga miraba sorprendida como preguntándose ¿esto es una broma?

Después de pasados unos veinte minutos, de repente Grinch comenzó a correr.

“Creo que básicamente esperó que volviera su memoria a corto plazo para recordar que debía dar la vuelta”, dijo la mujer.

Finalmente, regresaron los tres muy contentos a casa. Es cierto que Grinch es un poco desmemoriado y distraído, pero ¡Qué encanto de animalito es!

Comparte esta tierna y emotiva historia con todos tus amigos, para que disfruten de las lindas experiencias que nos regalan los animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!