Un fotógrafo captura a un tímido suricata bebé junto a su familia y las redes mueren de amor

Hay animales tan pero tan tiernos que podríamos pasar horas y horas viendo sus imágenes en las redes sociales. Nunca es suficiente la cantidad que podemos seguir de grupos, cuentas y demás perfiles sobre mascotas, ¡nunca!. Son demasiado hermosos. Y con esta ternurita de suricata bebé en el Japón te va a provocar apapacharla sin parar.

La recién nacida y tierna suricata

Un fotógrafo japonés que puedes encontrar en las redes sociales como mamekoro 51 está causando que todos amemos a los bebitos más peludos. ¡Sus cuentas están dedicadas a las fotos que hace de bebés animales!

Este hombre, quien recientemente visitó el Parque Cultural Natural Inokashira en la localidad de Musashino de la ciudad de Tokio, nos ha ofrecido el regalo más maravilloso de todos ¡toda una serie de fotos de una suricata bebé!

La pequeña en compañía de mamá

Claro, no fue tan fácil realizar esas tomas. En un principio, la hermosura de 4 patitas estaba invadida de vergüenza y miedo, por lo que estaba escondida observando desde su resguardo al hombre que pretendía fotografiarla. Finalmente pudo salir, perdió el miedo y se aventuró a saber qué sucedía.

Qué bueno que lo haya hecho, pues no hubiésemos disfrutado de una escena tan hermosa.

Los suricatas son carnívoros de origen africano. Podemos hallarlos en los remotos paisajes del desierto de Kalahari en Botswana. Así como en las también zonas desérticas de Namibia, en Sudáfrica y el suroeste de Angola.

Esta especie de criaturitas, familia de las mangostas, organizan su modo de vida en forma de “clan”, viviendo en familias entre los 20 y 50 integrantes. Su esperanza de vida ronda los 12 y 14 años estando en cautiverio, y más o menos la mitad cuando viven en su hábitat natural.

Su adorable carita ha conquistado a todos

Según los expertos en suricatas, estos pequeños aprenden observando a sus mayores, ¡incluso son capaces de aprender a comer animales venenosos!, como el caso de los escorpiones que aprender a comer porque mamá y papá suricata les enseñan cómo quitarle la colita para no enfermarse al comerlos.

“Qué hermosos animales, me encantaría tener uno en casa para tratarlo de las mil maravillas, pero prefiero que estén en su lugar de origen”, comentó sorprendida una internauta.

Afortunadamente, existen lugares como el Parque Cultural Natural Inokashira, en donde los tratan como si estuviesen en su propia casa.

Los animales salvajes (y tiernos) como los suricatas, necesitan atenciones especiales como los que reciben en este refugio japonés. Es por ello que es tan necesario tener consciencia sobre su cuidado, así como garantizarles su seguridad y alimentación.

Comparte esta tierna historia entre tus familiares y amigos y multipliquemos las fotos de animalitos en la red como muestra de la grandeza de la fauna de nuestro planeta al que debemos cuidar.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!