Un gato rescatado sin patitas delanteras lucha por saltar hasta robarse el corazón de una mujer

Un gatito pelirrojo fue hallado en las calles en un delicado estado de salud. Un vecino del lugar lo tomó con mucho cuidado y lo llevó a Humane Society, en Arizona.

Durante años, estos rescatistas se han encontrado con todo tipo de animalitos pero en cuanto vieron al pequeño pelirrojo comprendieron que se trataba de uno realmente especial.

El gatito no tenía sus patitas delanteras desarrolladas del todo pero era el peludo más simpático del mundo.

Lo llevaron al veterinario y allí comprendieron cuál era el problema. Joey Roo había nacido con una enfermedad congénita llamada displasia radial.

Esta condición hace que los huesos de las extremidades superiores se desarrollen de una manera más corta de la esperada o no crezcan en absoluto.

Puede variar mucho, pero en el caso de Joey Roo había tan sólo un fragmento de patitas que no le servían para apoyarse ni caminar. Sin embargo, contaba con una pequeña garrita.

Afortunadamente, el gatito tenía sus patitas traseras perfectamente desarrolladas. Joey Roo saltaba por todo el refugio y no tardó en robarse el corazón de todos los voluntarios.

Temían que el peludito fuese rechazado por su condición pero tenía una personalidad tan maravillosa que era cuestión de tiempo para que tarde o temprano alguien le abriese las puertas de su casa. Fue entonces cuando llegó una mujer llamada Cortney.

En cuando vio al gatito pelirrojo, supo que estaba destinada a brindarle el hogar que tanto necesitaba.

“Fue amor a primera vista. Lo traje a casa el mismo día que lo conocí”, dijo Cortney.

El simpático peludo se acostumbró muy rápido a su nuevo hogar. Comenzó a subir y a bajar las escaleras con sus adorables saltitos y nunca ha permitido que su condición le impida tener todo tipo de aventuras.

“La segunda noche se las ingenió que meterse en la basura. Puede saltar sorprendentemente alto para ser un gatito sin patas delanteras”, explicó Cortney.

Para ayudarlo a sentirse más cómodo, Cortney le compró un carrito especialmente diseñado para él. De esta manera, Joey Roo puede salir de paseo y seguir cautivándolos a todos con su divertida personalidad.

“Se lleva bien con todos. Adora conocer otros gatos o perros que vienen a la casa. Le encanta ser el centro de atención y que lo acaricien”, dijo Cortney.

El hermoso Joey es una prueba más de que todos los animales merecen una segunda oportunidad. Normalmente, los peludos mayores o con problemas de salud son ignorados tristemente y cuentan con muy poca probabilidades de encontrar un hogar. No dudes en abrir tu corazón a una mascota con necesidades especiales.

Une tu voz y comparte esta nota para celebrar lo lejos que este lindo gatito logró llegar sin importar su condición física.