Un grupo de voluntarios y vecinos se unen para salvar a una perrita callejera con un tumor

Muchos de los animalitos rescatados llegan a los refugios en condiciones realmente lamentables, incluso sin mucha esperanza de sobrevivir. No obstante, las ganas de cada criatura por mantenerse en este mundo, aunado al apoyo y cuidados que brindan los rescatistas, hacen posible que estos canes escriban una nueva historia.

Así como le ha ocurrido a una hermosa peluda de frondoso pelaje llamada Rani.

Esta mestiza vivía de la caridad en las calles de la India pero la organización Humane Society International decidió ayudarla. La peluda fue vista con una enorme masa en la parte trasera de su cuerpo, muy cerquita de su cola.

Esto no sólo ponía en riesgo su salud, sino que le hacía doloroso el caminar y más siendo una perrita sin hogar. Por fortuna, los voluntarios de la organización la vieron y decidieron intervenir.

No podían dejarla sola.

Aunque su rescate no fue fácil, estas personas se las ingeniaron para poder acercársele y ganarse la confianza de la perrita que bautizaron como Rani.

“Fue vista con una masa del tamaño de una naranja cerca de su cola. Lamentablemente, a medida que la masa crecía, se debilitaba y se volvía más tímida“, dijo la organización.

Rani fue rescatada por los voluntarios de la Clínica Móvil de la organización, un plan que han implementado para brindar atención médica gratuita a los animales callejeros.

“Rani comenzó a esconderse en un desagüe, sólo salía por comida. La Clínica Móvil de Animales respondió a la llamada de ayuda y realizó la cirugía el mismo día que la capturaron.”, comentaron.

En el caso de esta peluda, las personas de la localidad en la que se le veía deambular decidieron ayudarla. Probablemente ver la buena acción de los rescatistas y todo el accionar del equipo de la la Clínica Móvil, así como el estado de Rani los conmovió.

“Tras la operación, la comunidad se unió para atender el tratamiento postoperatorio de Rani. En un par de días, la perrita mostró signos de mejoría y después de un mes, se recuperó por completo“, añadió el portavoz de Humane Society International en la India.

Este caso tuvo un final feliz, gracias a la cooperación de los médicos, pero también de los vecinos. Rani ahora es una perrita mimada en su comuna y forma parte del grupo de más de 80 perros que han sido atendidos en la Clínica Móvil.

Los voluntarios de este programa están muy contentos con los resultados y ven en él la posibilidad de atender de manera directa a muchos animalitos callejeros.

Las buenas acciones merecen ser reconocidas pero también multiplicadas, comparte la hermosa labor de esta organización y la historia de Rani.