Descubren a un guardia rompiendo todas las reglas de su trabajo por culpa de perros sin hogar

Un guardia de seguridad fue captado rompiendo las reglas para ayudar a perros callejeros. Lo que sucedió después se hizo viral.

Tristemente, en algunos lugares restringen la entrada a perritos, solo por su lamentable apariencia.

En el centro comercial Cebu City, Filipinas, se admiten mascotas, pero rechazan totalmente a los perritos callejeros. Es por ello, que cuando un guardia de seguridad del centro comercial estaba acariciando a un perrito sin hogar llamó la atención de algunos visitantes.

Los peritos callejeros deben ser tratados con el mismo respeto que uno de raza.

Gretel Eleazar estaba de compras cuando vio la maravillosa escena. Consciente de las reglas del centro comercial, al ver al guardia tratando al perrito con tanta amabilidad decidió acercarse para averiguar más sobre esta inesperada historia.

Danilo Reyeg es un guardia de seguridad amante de los perritos callejeros, desde hace tiempo alimenta a los callejeritos que vagan alrededor del centro comercial.

Si todos actuáramos como este guardia con los perritos callejeros, el mundo sería otro

guardia

Con el paso del tiempo, una adorable perrita llamada Franci se hizo amiga del guardia y ahora lo sigue a todas partes.

“Comenzó a alimentar a los perros callejeros que deambulaban por el centro comercial, pero fue solo Franci quien finalmente se hizo amiga de él y lo siguió. Franci está ahora con él, donde trabaja. Él se turna para alimentar a Franci con otro guardia de seguridad llamado Quinner Cansana», relató Gretel.

Sobre la emotiva relación del guardia y la perrita, Gretel acotó:

«Franci ha estado al lado de su policía favorito del centro comercial durante meses y está ansiosa por causar una buena impresión cada vez que se une a él en sus rondas. Él adoptó a esta mamá perrita, incluso le enseñó órdenes como ‘sentarse’ y ella las sigue. Es tan lindo».

Franci es amiga de Micmic, una perrita con discapacidades.

La pequeña Franci pareciera tener conciencia que es muy diferente al resto de los canes que visitan lo que ahora es su lugar de trabajo, así que cada día se esmera por dar la mejor impresión.

Hace poco, Franci dio a luz afuera del centro comercial. Y fueron Reyeg y Cansana quienes se aseguraron de que ella y sus cachorros estuvieran a salvo y tuvieran mucho para comer.

Ambos habían hecho tanto por la perrita que no podían dejarla abandonada, a medida que los cachorros de Franci crecían, los dos guardias de seguridad se preocuparon por la pequeña familia, por lo que decidieron ir más allá…

Los dieron en adopción a unos amigos que al igual que ellos aman a los perritos, convencidos de que crecerían seguros y llenos de amor.

La dulce relación de Reyeg con Franci ha inspirado a sus compañeros de trabajo a ayudar a los animales sin hogar que deambulan por el centro comercial.

“Reyeg le paga al paisajista del centro comercial para que lo ayude a alimentar y bañar a la peludita discapacitada Micmic. Y una señora que trabaja en el restaurante dentro del centro comercial recoge los restos de comida para distribuirlos a los perros que deambulan por el centro comercial, incluidos Franci y Micmic», dijo Gretel.

Reyeg, junto con otros voluntarios, abrieron un grupo en Facebook Saving Strays Cebu para ayudar a los perritos callejeros que hacen vida cerca del centro comercial.

Por su parte, Gretel ya ha llevado a Micmic a una clínica para recibir tratamiento médico y está haciendo arreglos para que Franci sea esterilizada cuanto antes. Además, está haciendo todo lo posible para colocar en hogares a los demás.

Hacer la diferencia no cuesta tanto si lo haces con el corazón, ayudar a los perritos callejeros que tanto nos necesitan no tiene precio.