Un guardia de seguridad rompe todas las reglas de su trabajo para ayudar a perritos callejeros

A pesar que los perritos son adorables seres incondicionales y cargados de amor, en algunos lugares restringen su entrada solo por lucir un poco diferente. En el centro comercial Cebu City, Filipinas, se admiten mascotas, pero rechazan totalmente a los perritos callejeros, es por ello, que cuando un guardia de seguridad del centro comercial estaba acariciando a un perrito sin hogar llamó la atención de algunos visitantes.

Los peritos callejeros deben ser tratados con el mismo respeto que uno de raza.

Gretel Eleazar estaba de compras cuando vio la maravillosa escena, consciente de las reglas del centro comercial, al ver al guardia tratando al perrito con tanta amabilidad decidió acercarse para intentar averiguar más sobre esta inesperada historia. Danilo Reyeg es un guardia de seguridad amante de los perritos callejeros, desde hace tiempo alimenta a los perritos que vagan alrededor del centro comercial.

Si todos realizáramos causas justas por los perritos callejeros se reduciría la tasa de animalitos abandonados.

Con el paso del tiempo una adorable perrita se hizo amiga del guardia y ahora lo sigue a todas partes. Franci es el nombre de la adorable perrita que ahora no se separa de Reyeg, quien junto con Sr. Quinner Cansana se turnan para cuidar y alimentar a la pequeña perrita. Franci ya tiene algunos meses acompañado a la persona que de una u otra forma le cambió la vida, juntos realizan rondas por el centro comercial y se aseguran que todo esté en orden.

Franci es amiga de Micmic, una perrita con discapacidades.

La pequeña Franci pareciera tener conciencia que es muy diferente al resto de los canes que visitan lo que ahora es su lugar de trabajo, así que cada día se esmera por dar la mejor impresión. Al respecto Reyeg  señala:

«Le enseñé al perro comandos como ´sentarse´ y el perro lo sigue. Es tan lindo”.

Hace poco Franci dio a luz fuera del centro comercial, Reyeg y Cansana se aseguran que a la perrita y sus crías no le faltaran nada, ambos habían hecho tanto por la perrita que no podían dejarla abandonada, así que decidieron ir más allá, cuando los cachorritos estaban un poco más grande los dieron en adopción a unos amigos que al igual que ellos aman a los perritos.

El gesto de Reyeg con Franci ha inspirado a otros de sus compañeros.

Reyeg junto con otros voluntarios abrieron un grupo en Facebook Saving Strays Cebu para ayudar a los perritos callejeros que hacen vida cerca del centro comercial. Esperan que pronto puedan esterilizar a Franci y más perritos callejeros logren tener un verdadero hogar.

Hacer la diferencia no cuesta tanto si lo haces con el corazón, comparte la nota y ayuda a los perritos callejeros que tanto nos necesitan.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!