Un hombre detiene el tráfico para que la inmensa criatura cruce el camino de forma segura

Durante las fiestas navideñas, los accidentes de tránsitos suelen aumentar, debido a conductores irresponsables que deciden conducir bajo los efectos del alcohol o a altas velocidades. Pero esta conducta no va con Tom Taylor, un hombre de Tailandia que realizó un acto más que humanitario en la víspera de Año Nuevo del pasado 2018.

Tom conducía junto a sus amigos por la carretera cuando decidió pisar el freno de imprevisto. La reacción fue impulsada por algo misterioso que había observado en el camino.

El conductor se percató de un curioso animal que estaba cruzando por el pavimento pero no se trataba de ningún perrito o gatito solitario, sino de una gran pitón de casi 3 metros. De inmediato el hombre supo que debía ayudarla y no bastaba sólo con frenar, pues alguien más podría arrollarla más adelante.

Entonces Tom tuvo un gesto humanitario digno de admirar por todos.

El hombre se bajó de su camioneta e hizo de fiscal de tránsito para asegurarse de que la serpiente cruzara por la ruta sin ningún problema. Sólo así podría seguir a la fiesta tranquilo, sabiendo que ningún otro conductor apurado la habría aplastado con sus neumáticos.

Agitando los brazos, Tom indicó a los demás conductores que había algo en la carretera y detuvo el tránsito.

«El camino estaba bastante transitado, así que no lo pensamos dos veces antes de detener la camioneta en la que estábamos. Esperemos que se haya alejado mucho de los peligros del hombre y haya logrado mantenerse alejado del peligro», dijo Tom Taylor.

Taylor es director asistente de Wildlife Friends Foundation Thailand (WFFT), así que la reacción era completamente adecuada a su amor por los animales.

Quizás en otros lugares sea más frecuente el rescate de otras criaturas pero, como él mismo explicó, la fauna del lugar se caracteriza por este tipo de especies. De hecho, anterior a ese incidente, el equipo había encontrado otra pitón de gran tamaño deslizándose fuera del edificio de voluntarios en su centro de rescate.

«Esto es algo normal para nosotros, al vivir cerca del bosque. Parece que la gente está sorprendida por algo que encontramos muy normal», dijo Taylor.

Normal o no, lo cierto es que la voluntad y buena acción de Tom hicieron posible que la pitón estuviese fuera de una zona peligrosa para ella y segura la criatura quedó agradecida con la ayuda del humanitario hombre. El grupo de rescate WFFT no sólo ayuda a pitones sino a elefantes, macacos y toda especie en problemas. Si lo deseas puedes colaborar con ellos a través de su página.

La labor que hacen los rescatistas va más allá de la instancia de una institución. Estas personas están siempre listas para ayudar. Comparte esta nota y haz conocer la labor de este hombre.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!