Un joven músico vivía en las calles hasta que un dulce gatito le devolvió las ganas de vivir

James Bowen es un cantante que tuvo que pasar por unos años verdaderamente difíciles. Comenzó a vivir en las calles y a enfrentar serios problemas de adicción a las drogas. Pensó que nunca lograría recuperarse y que las cosas simplemente seguirían empeorando cada vez más.

James vive en la ciudad de Londres en el Reino Unido.

Por suerte, un hermoso gatito llegó hasta él y antes de darse cuenta se volvieron inseparables. James pasaba las horas tocando música en las calles con la esperanza de conseguir algo de dinero. Un día, se topó un gatito atigrado y se dio cuenta de que una de sus patitas estaba gravemente herida.

La herida del gatito estaba empezado a infectarse.

El pequeño se acercó a él con tanto amor que supo que debía ayudarlo. No contaba con mucho dinero, pero lo gastó todo en el veterinario. Todo apuntaba a que había peleado con otro gato y necesitaba atención lo más pronto posible.

“Desde que lo conocí las cosas no han hecho más que mejorar. Él me salvó”.

Después de ayudarlo se quedó con él durante un tiempo pensando que sus dueños darían con él. Sin embargo, nadie reclamó al hermoso peludito y él parecía dispuesto a no querer separarse nunca más de James. Fue entonces cuando decidió llamarlo Bob.

James le da a Bob una pequeña bufanda para protegerlo del frío.

El gatito lo acompañó a lo largo de todos sus recitales y lo ayudó a atraer más y más personas. Todo el mundo quedaba sorprendido con la peculiar amistad de ambos.

“Era un persona muy egoísta pero cuando conocí a Bob me di cuenta de lo que era pensar en alguien más. Preocuparme por alguien más”.

Bob le dio a James las fuerzas que necesitaba para luchar contra la adicción a las drogas. El amor que han compartido ha sido tan maravilloso que James escribió un libro que se ha vuelto todo un éxito. Se trata de una inspiradora historia que demuestra lo mucho que puede hacer el amor de una mascota.

“Bob me dio tanto amor que me ayudó a cambiar mi vida. Si un gato puede hacer esto ¿por qué los humanos no hacen más por ayudar a la gente sin hogar?”.

El amor y la lealtad de una mascota son verdaderamente capaces de cambiar nuestro mundo. James se encontraba en el peor momento de su vida y un par de días con Bob le dieron las fuerzas para retomar su camino y convertirse en la voz de las personas sin hogar.

No dudes en compartir esta nota y el bonito mensaje de amor. Todos merecen una segunda oportunidad. Este hermoso gatito fue quien se la dio a James.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!