Un perrito con la columna fracturada es rescatado por una mujer que se encontraba de vacaciones

Cuando salimos de vacaciones pocas veces pensamos que podemos regresar a casa con un nuevo integrante a la familia, mucho menos que ese nuevo miembro es un adorable perrito que ha pasado por muchas cosas y lo menos que merece es un poco de amor incondicional. Esta familia se encontró en plena carretera un perrito tirado totalmente inmóvil.

 Kiara Ijzendoorn estaba de vacaciones en Creta, Grecia cuando vio al perrito abandonado.

Ijzendoorn no podía creer lo que estaba viendo ni mucho menos imaginar la dolorosa situación en la que se encontraba el perrito y decidió ayudarlo. Cuando lo encontró el perrito tenía un grave estado de salud:

«Su pierna estaba totalmente paralizada. Tenía una gran protuberancia en la espalda debido a su columna vertebral fracturada. Paramos el coche para que pudiera arrastrarse fuera del camino, pero parecía un costal allí tirado”.

Intentó averiguar si el perrito tenía algún familiar pero solo descubrió que vivía en un granero abandonado cerca de la carretera totalmente solo. Ijzendoorn solo quería ayudarlo así que lo estuvo visitando por varios días, le llevó alimento, agua y le brindó la mejor compañía para intentar aplacar su dolor.

Decidió llamarlo Fos, que significa “brillante” en griego.

A pesar de la difícil situación por la que estaba pasando el perrito, Fos siempre se mostró valiente y demostraba su dulzura y cariño cada vez que Ijzendoorn y su familia iban a visitarlo.

La mujer no podía dejar de pensar en el perrito así que decidió adoptarlo.

Cuando un veterinario atendió a Fos determinó que debido a la gravedad de sus lesiones el tierno perrito había sido maltratado en el pasado. Para poder recuperar su salud tuvo que estar en tratamiento por unos hasta que finalmente pudo ser llevado a su nuevo hogar.

Fos fue enviado a su nueva familia en Holanda.

El perrito no podía estar más feliz. Al fin pudo tener una familia que lo cuidaría y llenaría de amor sin importarle el pasado que pudo tener. La recuperación de Fos ha sido lenta pero ha demostrado grandes cambios en comparación con el estado en que fue encontrado. Poco a poco Ijzendoorn y su familia van entendiendo al perrito que revela algunos miedos. Su nueva dueña señala:

«Camina mejor ahora y su protuberancia no es tan grande. Él tiene miedo a los hombres mayores y algunos gatos”.

Fos no tuvo un pasado sencillo pero tiene un futuro lleno de esperanza con una familia que lo entiende y ama sin darle mayor atención a ese pasado que dejó marcas en el perrito. Lo importante es que fue encontrado por personas que se preocupan por él y darán toda la atención que necesita.

Ayúdanos a compartir la nota para darle un alto al maltrato animal. Ellos no están solo y necesitan que seamos más fuertes para hacer respetar sus derechos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!