Un perrito espera día y noche en el muelle por sus dueños y aúlla tristemente a los barcos

El amor y la lealtad de las mascotas es algo que nunca dejará de asombrarnos. La historia de Luck, un perro de Tailandia, es una muestra más de lo maravillosos que son los animales y lo lejos que están dispuestos a llegar para hacer cualquier cosa por sus dueños.

El hermoso Luck apareció una tarde de finales de Octubre en medio del río Chao Phraya.

Luck fue encontrado en la afueras de la ciudad de Bangkok.

No se sabe con certeza cómo llegó allí; pero todo parece indicar que se cayó de un bote en movimiento.

El pequeño lucho por su vida hasta que una residente del lugar lo vio y acudió de inmediato en su ayudaPiengkamol Kerdsomsri salvó al perrito y no tardó en encariñarse con él.

«No lo vi caerse del bote, pero si lo vi nadando hacia mí».

Se encontraba temblando y sumamente asustado pero aún después de un par de horas lo único que hacía era sentarse en el muelle a mirar los barcos que pasaban.

Estaba determinado a esperar que su dueño regresara y cada bote que pasaba lo hacía emocionarse y ladrar con la esperanza de que sus dueños lo escuchen. Por desgracia; la espera parece ser en vano y el angustiado Luck pasa todas las tardes lleno de tristeza.

“Lo único que deseo es que pueda reunirse con su dueño”.

Ha pasado más de una semana y Luck no parece rendirse. Piengkamol trata de alimentarlo y ayudarlo a que se mantenga saludable y feliz pero él se encuentra muy afectado por estar lejos de su familia.

No quiere que nadie lo distraiga en su dedicada espera y en ocasiones aúlla con tristeza esperando recibir respuesta de alguno de los botes que pasan por el río.

Cada vez que escucha el motor de un bote se emociona y va hasta el muelle lleno de expectativas”.

Piengkamol es una verdadera amante de los animales y se siente con el corazón roto al no saber qué hacer para ayudar a este hermoso perrito. Si su dueño no llega a aparecer está dispuesta a adoptarlo; pero parece que él sólo quiere esperar durante día y noche en el muelle.

Luck apenas está aceptando la comida de Piengkamol por su estado anímico.

Ojalá que esta dolorosa espera no sea en vano y el leal Luck pueda celebrar muy pronto que se vuelve a reunir con su familia. Por los momentos, se encontrará sano y salvo gracias a los cuidados de la dedicada mujer que le salvó la vida.

Ayuda al hermoso Luck compartiendo su desgarradora historia para que su larga espera llegue a su fin.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!