Papá construye la mejor solución para que su perro con artritis nunca sienta que se queda atrás

Cuando tenemos una mascota en casa siempre buscaremos la forma de hacerla sentir especial y única. Seguramente sabes que cuando los perritos llegan a cierta edad, algunas enfermedades aparecen y pocos tienen la misma energía de cuando eran cachorros. Nuestra protagonistas es una adorable perrita que ya ha pasado su etapa de juventud pero que sigue llenando de dicha y e inagotable felicidad a sus dueños.

Kaylle tiene 13 años y entre sus cosas favoritas resalta estar siempre cerca de su familia.

Desafortunadamente, los años han pasado dejándole algunas huellas como dificultades para caminar. Cada día que pasa es más difícil para la tierna perrita poder correr o simplemente seguir a sus dueños en la casa, su dueña Sara Morris señala que tiene problemas de artritis en las patas traseras empeorando un poco más cada día que pasa.

La forma más común de artritis canina es la llamada osteoartritis.

Morris saben que la adorable perrita sufre al intentar seguirlos en la casa, a pesar que aún camina no puede hacerlo por largos periodos, Kaylle parece sacar lo último de su fuerza interior para estar cerca de su familia y seguirlos a donde vayan, pero esto sin duda, es una dolorosa lucha no solo para la perrita que lo enfrenta sino para su familia que tienen que verla padeciendo.

La artritis afecta a uno de cada cinco perros adultos.

En vista de la difícil situación, el padre de Morris tuvo una increíble idea para aliviar el dolor de la perrita y evitar que se quedara atrás. El hombre sabía lo mucho que el perrito disfruta estar cerca de la familia así que diseño algo especial para Kaylee.

Un carrito con ruedas que le permitiera moverse por todos lados.

Esto era justo lo que necesitaba Kaylle, la artritis es un problema de articulaciones que puede reducir la movilidad y causar mucho dolor, aunque puede ser causada por lesiones o infecciones, es algo más común en perritos viejos. Con este carrito Kaylle ya no sufrirá al intentar seguir a su familia, solo hacía falta un poco de ingenio y mucho amor, dos ingredientes que no le faltaran a la hermosa Kaylle para luchar contra esta fuerte enfermedad.

El ejercicio moderado puede retrasar la artritis canina.

Su familia asegura que el carrito ha sido de gran ayuda, sin embargo, aún la dejan caminar por un tiempo para evitar que sus articulaciones se pongan muy rígidas. Kaylle tiene una increíble familia que se asegura de su bienestar, ella les dio amor por mucho tiempo y ahora se lo retribuyen con un poco de atención especial.

Comparte la nota para que todos comprendan que los limites no existen siempre y cuando busquemos la forma y ayuda indicada para superar los obstáculos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!