Un perrito «súper tranquilo» olvida todo su entrenamiento cuando ve a su maestra de nuevo

Para nadie es un secreto que en nuestro proceso de aprendizaje siempre tendremos un maestro que difícilmente olvidaremos, y menos si nos enseñó cosas tan valiosas e importantes. Lo mismo pasa con los perritos, ellos también tienen sus profesores favoritos que de una u otra forma se quedan registrado no solo en su memoria sino en el corazón. Elijah era un pequeño cachorro de ocho meses cuando lo llevaron a Colorado para vivir con Ashely Wilt.

Los perritos de servicio forman vínculos especiales con sus entrenadores.

Wilt ayuda a entrenar perros de servicio, trabaja como voluntaria en Canine Companions For Independence (CCI). Por un poco más de dos años, el dulce Elijah estuvo con Wilt, realizó más de 25 vuelos con su entrenadora y aprendió a tener mayor confianza y calma en distintos escenarios, centros comerciales, restaurantes y cines eran los más visitados.

Cada entrenamiento se realiza de manera individual.

Como todo proceso de formación y acompañamiento, Wilt formó  al perrito hasta que entró a su edad  adulta. Había llegado el momento de despedirse y decir adiós resultaba muy doloroso para ambos.

Para culminar la formación como perrito guía debía pasar un tiempo en California.

El perrito viajó a California para su graduación, donde estuvo por seis meses, Wilt sabía que faltaba algo y que después de dos años debían despedirse de la mejor manera, así que fue a la ceremonia de graduación y sorprendió a la dulce perrita.

El entrenamiento de un perro de servicio es muy diferente al de educar a un perrito de terapia.

Elijah olvidó totalmente su entrenamiento y se llenó de emoción cuando vio a su entrenadora, quien comenta que fue hermoso verlo actuar con tanta algarabía ya que es un perrito muy tranquilo.

Después de seis meses sin verlo, Wilt también estaba muy feliz de abrazarlo, aunque le causaba tristeza dejarlo ir, sabía que haría feliz a alguien más con todo el entrenamiento que había recibido.

Existen muchas asociaciones para entrenar a los perritos de servicio.

Ahora Elijah tiene un nuevo hogar, Lance Weir es un veterano reservista del Cuerpo de Marines y es el nuevo padre humano de entusiasta perrito. Su entrenadora está muy feliz y se complace al saber que el perrito con el que compartió por tanto tiempo está haciendo la diferencia con alguien que lo necesita.

Hay entre 100.000 y 200.000 perritos de servicio registrado en los Estados Unidos.

Parece que Weir y Elijah estaban destinados a estar juntos, no ha pasado mucho tiempo y son una excelente pareja, se van de aventuras y viven cada día lleno de alegría. En hora buena los perritos de servicio llegan para ayudar a quienes tienen discapacidades.

Los perritos guía son el bastón de muchas personas, ayuda a compartir la nota para que le mundo valore el gran trabajo de nuestros peluditos amigos.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!