La echan a gritos de un supermercado porque presuntamente su mascota no era un perro de servicio

Bex Clifton, de 36 años y madre de dos discapacitados dice que recibieron malos tratos por parte de un trabajador de un supermercado después de insistir que Maxxy, su perro de apoyo emocional no era un verdadero animal de servicio.

Una vez más conocemos un caso en el que la labor de un perro de servicio es cuestionada por quienes subestiman la importancia de su compañía para el ser humano que lo necesita.

Bex, quien tiene dificultades de salud mental, dijo que había estado en la tienda en Basingstoke, Hampshire, durante 25 minutos antes de que el empleado la desafiara y le dijera que se fuera.

Esta madre reveló que se sintió muy mal después de que el trabajador le gritó a ella y a Maxxy delante del resto de los clientes.

El trabajador del supermercado afirmó que el Jack Russell Collie Cross, de 9 años, no era un perro de servicio y ordenó que lo retiraran de la tienda.

Bex regresó al día siguiente para presentar la queja con el gerente de la tienda, pero el mismo trabajador se negó a llamar su jefe.

Pero esta madre no se quedó de brazos cruzados y presentó la reclamación directamente con la atención del servicio al cliente del supermercado Sainsbury y, desde entonces recibió una disculpa del minorista como respuesta.

También le entregaron un cupón como gesto de buena voluntad y compensar el incidente de alguna manera.

“Tengo una discapacidad y los gritos me hicieron sentir muy mal”, dijo Bex.

Su hija estaba con ella y se puso a llorar porque el trato no fue el más adecuado.

“El trabajador de Sainsbury estaba gritando desde el mostrador de atención al cliente que no era un perro de servicio. Todos nos miraban y nos hizo sentir señalados«, dijo Bex.

Bex decidió publicar esta historia para crear conciencia sobre los animales de apoyo emocional.

“Se trataba de crear conciencia. Pocas personas han oído hablar de los animales de apoyo emocional, y mucha gente desconoce realmente qué es un perro de asistencia, casi todos piensan que los perros de servicio son los guías para personas ciegas”, añadió Bex.

Un portavoz de la cadena de supermercados lamentó el incidente ocurrido el 02 de diciembre pasado a través de una disculpa formal.

«Nos hemos disculpado y le proporcionamos un cupón y le instamos que vuelva a la tienda con Maxxy para que podamos darle la bienvenida”, dijo el portavoz de Sainsbury.

Comparte esta historia para ayudar a esta madre en su propósito para crear conciencia sobre estos adorables animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!