Un triste perrito abandonado en una montaña de basura no para de aullar llamando a su mamá

Cada vez son más los espacios destinados a socorrer a animalitos en apuros. Muchas personas se acercan a los refugios para llevar a un perrito de la calle o simplemente para admitir que ya no pueden hacerse cargo de sus mascotas.

Suena como algo realmente doloroso pero esta opción siempre es más responsable que dejarlos en la calle expuestos a un sinfín de peligros. Por desgracia, hay personas capaces de deshacerse de un peludito de la peor manera posible.

Hace unos meses, un grupo de rescatistas recibieron una llamada. Los vecinos de un basurero no paraban de escuchar unos aullidos desesperados.

Se acercaron al lugar y encontraron a un hermoso cachorro que lloraba desconsoladamente. Se encontraba aterrado y a duras penas podía moverse en medio de tanta basura.

La única explicación posible era que alguien lo había llevado a ese terrible lugar para deshacerse de él.

“Hay gente que no parece entender que todos los seres vivos sienten. Los que hacen tanto daño a un animal no deberían llamarse humanos”, comentó un usuario en las redes.

Tomaron al cachorrito bajo su cuidado y le dieron un merecido baño. El adorable perrito recibió el nombre de Hardy pero con el paso de los días seguía muy nervioso e inquieto.

Sus tristes aullidos eran una clara señal de que llamaba a su madre y que la buscaba desesperadamente. Con el corazón roto, los rescatistas llevaron a Hardy de regreso al basurero. Tenían la esperanza de encontrar a su madre y el perrito no quería darse por vencido.

Pasaron un par de horas allí pero todo fue en vano. No había nadie más. Hardy parecía comprender que ahora continuaría al lado de sus salvadores y desde aquel día comenzó a mostrarse cada vez más alegre y feliz

Fue muy difícil para él tener que separarse de su madre de una manera tan traumática. Esperamos que este cachorrito consiga un hogar feliz y nunca más tenga que pasar por una situación tan triste.

“Gracias a los rescatistas que lo ayudaron y buscaron un hogar. No merecía vivir en un basurero”, dijo un internauta.

Es un alivio saber que los rescatistas encontraron a este hermoso perrito antes de que sufriese mayor daño. Pasar día y noche en medio de los escombros puede resultar terriblemente peligroso para cualquier perrito, especialmente para uno que apenas tenía un par de semanas de vida.

Alzamos la voz en contra de las personas capaces de hacer tanto daño a un animal inocente. Dejarlo en un basurero era una sentencia en contra de su vida. ¡Comparte!