Sufre severos traumas desde que lo separaron injustamente de su perrita de servicio

La vida para los veteranos de guerra no es nada sencilla. Muchos de ellos enfrentan toda clase de dificultades para lograr insertarse nuevamente a la sociedad.

En el caso de Emmanuel Bernadin, su principal problema era que sufría de un severo de trastorno postraumático después de pasar años enfrentando todo tipo de calamidades en la guerra.

“Las noches son terribles. La guerra deja heridas muy fuertes”.

Tenía pesadillas recurrentes, episodios de pánico y lo único que lograba calmarlo era una hermosa perrita que llegó a su vida para darle asistencia.

Rosalyn, de raza dogo de Burdeos lo ayudaba a pasar estos terribles momentos en los que sentía que ya no podría continuar con su vida. Por desgracia, su mascota le fue arrebatada de una manera inesperada.

Emmanuel participó en las guerras de Irak y Afganistán.

Emmanuel se dirigió a casa de unos amigos para visitarlos. La perrita se quedó en su hogar y no podía imaginar que algo tan sencillo como esto los separaría. Un par de horas después, Emmanuel recibió una llamada de sus vecinos.

La puerta de su propiedad estaba abierta de par en par y todo indicaba que se trataba de un robo. El veterano se dirigió allí lo más rápido que pudo, pero cuando llegó ya era demasiado tarde.

Emmanuel vive en la ciudad de Arlington en Texas.

En efecto, alguien había forzado la puerta de su casa para llevarse sus dispositivos, ordenadores y sus joyas. Sin embargo, lo más desgarrador era que la dulce perrita no aparecía por ningún lado.

Emmanuel la buscó por todas partes y recorrió cientos de calles gritando su nombre. Han pasado muchos meses y todavía no pierde las esperanzas de reencontrarse con su mejor amiga.

“Roz era la que siempre estaba conmigo en mis crisis más difíciles”.

Desde este terrible episodio, su salud no ha hecho más que empeorar. Había logrado encontrar cierta estabilidad con la ayuda de Roz pero ahora se sentía mucho más solo y aterrado.

Emmanuel ya ha pasado por situaciones devastadoras y merece poder continuar su vida tranquilamente con su mejor amiga.

“Es la perrita más dulce del mundo. No sé cómo podré continuar sin ella”.

Levantamos la voz en contra de este terrible acto de injusticia. Los perritos son miembros de nuestra familia y no hay nada más doloroso como tener que ser separados de ellos.

Esperamos que Emmanuel y Roz logren reencontrarse muy pronto, comparte esta historia.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!