Un veterinario arriesga su vida para salvar a la perrita que yacía aterrada en la autopista

Desde que era muy joven, Ovidiu Rosu tenía algo muy claro en la vida: su enorme amor por los animales. Se convirtió en veterinario y desde entonces no ha hecho más que dar lo mejor de sí para salvar a cientos de peluditos.

Recientemente, demostró que está dispuesto a hacer cualquier cosa para ayudar a un perrito. Incluso acudir a toda velocidad al medio de una transitada autopista. Ovidiu estaba conduciendo por Bucarest, Rumania; cuando se encontró con algo que simplemente no podía ignorar.

Una perrita estaba temblando en medio de la autopista. Era evidente que el rápido pasar de los autos la aterraba y no sabía qué hacer. El veterinario se estacionó y estudió la situación con mucho cuidado. No podía continuar su camino sin ayudar a la pobre perrita en apuros.

Resulta difícil imaginar cómo la perrita llegó una situación tan peligrosa pero no sería la primera en ser dejada atrás por sus dueños en un lugar tan devastador como la carretera.

“La debieron dejar justo al lado de la autopista. Ella intentó cruzar pero tuvo demasiado miedo para llegar al otro lado”, dijo el veterinario.

Los diferentes canales de la carretera estaban separados por una delgada zona en donde no había más que un par de barandillas. Allí se encontraba la nerviosa perrita. Temblaba de miedo y se negaba a moverse un solo centímetro.

El veterinario llegó hasta el lugar. Levantó sus piernas con mucho cuidado para lograr tener acceso a la pequeña barandilla y una vez allí comenzó a caminar en dirección hacia la perrita.

“Lo más difícil fue ganar su confianza. Lo último que quería era que se asustara y corriese en medio del tráfico”, explicó Ovidiu.

Finalmente, se agachó y logró tomarla en sus brazos. La perrita parecía comprender que el veterinario sólo quería ayudarla; así que se aferró a él con todas sus fuerzas. Finalmente, Ovidiu dio un vistazo a los autos y cruzó de regreso.

“Por suerte me las arreglé para acercarme con facilidad. Ella es realmente una perrita encantadora”, dijo el veterinario.

Parece algo sencillo, pero el veterinario estaba arriesgando su vida en un lugar donde los autos se estaban trasladando a una enorme velocidad. Cualquier error podría haber resultado fatal.

Afortunadamente, la peludita está sana y salva. Recibió el nombre de Brenda y está pasando un par de semanas con el veterinario. Resulta indignante pensar que una persona tuvo la osadía de dejar a un animal inocente expuesto a la peor de las suertes.

Gracias por rescatar a esta perrita. Es realmente un héroe”, dijo un internauta.

Ahora Brenda se encuentra en las mejores manos posibles y esperamos que pueda llevar una vida maravillosa.

¿Te atreverías a hacer algo tan osado para ayudar a un animal en peligro? ¡Comparte!