Una abuelita de 102 años suplica que le regresen a su mascota decomisada por la policía

El vínculo que podemos desarrollar con nuestras mascotas se fortalece con el tiempo y es inquebrantable. Separarnos de ellas o enfrentar su pérdida puede suponer un gran desafío.

Tal como le sucedió a Minerva Castellano en Córdoba, Colombia, una abuelita de 102 años que suplica ayuda para recuperar a su amada mascota, un loro llamado Vitricio que la acompañaba desde hace cinco décadas.

El loro representa para ella el mejor recuerdo de su esposo fallecido, su familia se dedica a cuidarlo y ofrecerle su amor.

Se trata de un ejemplar de loro moña amarilla que pertenecía a Miguel del Toro, el esposo de Minerva, que murió hace más de 10 años.

Desde que el loro llegó en 1970 a la casa de Minerva, se convirtió en su mejor amigo, ha visto nacer a decenas de hijos y a casi cincuenta nietos y bisnietos de Minerva.

Vitricio siempre alegró los días de la familia, sobre todo cantando emblemáticos temas de vallenato.

Ahora el ave está en manos de la policía, los agentes decidieron decomisar a Vitricio dejando a Minerva devastada.

Eliana Guerrero, nieta de Minerva, ofreció declaraciones a un medio de comunicación local que el loro estaba presentando problemas en una de sus alas, así que lo trasladó a la ciudad de Montería para que recibiera atención médica.

“El pasado 02 de noviembre, día en el que nos quitaron a Vitricio, yo llegué a la Terminal de Transportes de Montería y enseguida fui abordada por la Policía Ambienta. Me dijeron que me iban a quitar el loro porque eso era tráfico de especies; yo les expliqué que ese loro había estado con la familia durante 50 años, pero no me hicieron caso”, resaltó.

A pesar de que Minerva no puede atender al loro por su edad y su nieta es quien se encarga de cuidarlo, ella está sufriendo mucho por su ausencia.

Su nieta contó que a todas horas pregunta por él y reclama que “no la ha vuelto a visitar”.

En un vídeo que la familia difundió en las redes se ve a Minerva llamando a Vitricio para ofrecerle un plátano, al ver que no acude a disfrutar del alimento que tanto le gusta ella reacciona conmovida.

Eliana asegura que por el bien de su abuela prefieren no contarle que el loro está en manos de la policía.

“El loro está muy encariñado conmigo y él no come sino estamos juntos, por eso temo que pueda morir. Tampoco hemos querido decirle a mi abuelita, porque se puede poner malita”, relató Eliana.

La familia alega que son conscientes de la importancia de cuidar el planeta y preservar las especies, Eliana contó que saben que no se permite tener animales silvestres en casa, pero explicó que Vitricio jamás ha estado enjaulado.

Siempre ha sido libre”, comentó que el loro ha estado siempre en el patio de la casa.

Eliana dijo que el loro forma parte de su familia desde antes de que la legislación regulara la tenencia de estos animales en casa. Lo único que quieren es que la policía se sensibilice con la situación de su abuelita.

Aunque algunos aseguran que nadie debería tener a un loro cautivo en su vivienda el loro permanecía libre desplazándose en la casa y desde hace muchísimo tiempo estaba acostumbrado a recibir el cariño y protección de todos los miembros de la familia.

Es preocupante saber en qué estado estará en manos de las autoridades, la historia ha conmocionado a miles de personas. Compártela.

Más noticias sobre: