Una perrita fiel se niega a separarse del féretro de su dueño fallecido camino al cementerio

Una perrita fiel se resistió a separarse del féretro que llevaba a su dueño fallecido. Fue su manera de manifestarle su amor incondicional, literalmente hasta el final de sus días.

Desde hace muchísimo tiempo los perros han demostrado el grado de lealtad que pueden guardarle a sus dueños. Todo aquel que cuenta con un can en su vida, sabe que al llegar a casa lo estará esperando un ser que, sin pedir nada a cambio, está dispuesto a acompañarle para siempre, incluso si ese “siempre” es después de la muerte.

Diversas demostraciones existen sobre esta aseveración y hoy la historia de Lessie nos recuerda lo leal e incondicional que puede ser un amigo peludo.

Esta perrita de color negro guarda el luto por su dueño.perrita

Lessie es una peludita de Buonabitacolo, un pequeño pueblo de la provincia de Salerno, en el sur de Italia, que se caracterizó siempre por un amor indiscutible hacia su dueño. Ella, al igual que muchos otros perritos, era incapaz de sospechar que algún día su humano podría faltarle siquiera. Pero tristemente, la muerte es inexorable y afecta a todos por igual.

Hace unos meses, Lessie quedó muy devastada al perder a su papá humano para siempre. Ese hombre con el que había compartido los últimos años de su vida. Confundida y con su corazón destrozado, la mestiza no se quiso despegar de un momento del cuerpo de su dueño durante la ceremonia fúnebre.

Parece que Lessie rechazaba el hecho de que a su humano tuviesen que meterlo en esa pequeña caja, tan incómoda. Ella no estaba segura de lo que sucedía, así que prefirió acompañarlo en todo momento y seguirlo protegiendo hasta el final.

Lo que la peluda no sabía es que su tiempo había caducado.

Las fotografías de Lessie en el funeral dieron mucho de qué hablar en las redes sociales, después de que uno de los presentes decidiera compartirlas en Facebook.

Con su carita lánguida y sin hacer mucho movimiento, la peluda se subió a la carroza fúnebre que trasladó el cuerpo hasta el cementerio.

Lessie impávida acompañó a su papá en todo momento y esto sorprendió a más de uno.

La perrita con una campana en su cuello, demostró un comportamiento ejemplar y honró con su presencia la memoria de su dueño. No queda la menor duda que los peluditos muchas veces nos dan las mejores lecciones, y esta no era la excepción.

Esa imagen de la mestiza a un lado de la urna, junto a las flores y con una inmensa carga de desolación en sus ojos, valió para que los corazones de estas personas se apiadaran y decidieran mantenerla en casa.

Los propios familiares de este hombre quedaron cautivados con la lealtad de Lessie.

La vida de Lessie debe continuar y su imagen quedara grabada en la memoria de muchos como la más hermosa muestra de fidelidad. Ella se recupera de la ausencia y ha recibido la bendición de parte de tantas personas que aplauden su comportamiento.

“Dios bendiga a esta perrita. Ellos son el mejor amigo del hombre y nunca olvidan a sus dueños aunque ellos hayan sido malos”, escribió una mujer en Facebook.

Por su parte, los dueños de la funeraria Ferro di Montesano sulla Maricati, donde tuvieron lugar los hechos, aseguraron que la presencia de la perrita junto al féretro, no fue nada planeado. Ellos mismos quedaron sorprendidos por el gesto amoroso del animalito, y a la vez quedaron conmovidos al ver el profundo amor de la perrita por su dueño.

Sin duda, los perros son ángeles en esta tierra y como Lessie no merecen estar solos, especialmente cuando demuestran su amor hasta las últimas consecuencias.