Una asustada vaquita se ve obligada a escapar lejos de su madre y encuentra a la mejor familia

Bonnie es una hermosa vaquita que ha logrado hacer historia. Nació en una granja pero nunca dejó de luchar por su libertad. Cuando tenían tan sólo 4 meses de edad, su dueño perdió la vida y la familia procedió a vender todos los animales.

Bonnie nació en una zona rural de Nueva York.

Las vacas parecían sentir el terrible peligro que enfrentaban cuando poco a poco fueron trasladadas al matadero. En ese entonces Bonnie nunca se separaba de su madre pero sentía tanto miedo cada vez que se acercaba un humano que se las ingenió para escapar hacia el bosque.

“Bonnie se convirtió en una celebridad. Todos se preguntaba dónde estaría”.

El invierno no tardaría en llegar y todos los vecinos del lugar comenzaron a temer lo peor para la pobre vaquita. Algunas personas la buscaban con las peores intenciones: sólo querían cazarla y convertirla en comida.

“Bonnie logró desafiar todas las probabilidades”.

Otros, sin embargo, querían ayudarla a sobrevivir en medio de un lugar que podía resultar tan peligroso. Pasaron los meses y nadie lograba encontrar a Bonnie. Mucho tiempo después se dieron cuenta de que la astuta vaquita ya tenía una nueva familia.

“Perdió a su familia pero los venados la ayudaron a sobrevivir. Parece la historia de una pequeña Bambi vaquita”.

Una cámara captó a Bonnie compartiendo con una manada de venados. Ellos la aceptaban sin importarles que fuese de otra especie y parecían protegerse los unos a los otros. Gracias a ellos, la pequeña vaquita había aprendido a esconderse cada vez que sentía la presencia de un humano y pudo mantenerse a salvo durante tanto tiempo.

“Sólo dejaba que Becky se acercara a ella. No confiaba en nadie más”.

Becky, una vecina del lugar, decidió ayudarla. Se ganó su confianza y le brindó alimento y protección a lo largo del frío invierno. La vaquita era muy desconfiada pero era evidente que no lograría sobrevivir en el bosque. Había nacido como un animal doméstico y era necesario trasladarla lo antes posible a un santuario. Todavía había muchas personas que la buscaban para acabar con su vida.

“Era muy difícil atraparla en el bosque así que hicimos un corral con su comida favorita para lograr llamar su atención”.

Fue entonces cuando Becky contactó a los rescatistas de Farm Sanctuary. Estuvieron trabajando junto a ella durante meses y finalmente lograron llevarla a su nuevo hogar. La pequeña no quería dejar a la familia de venados pero en cuanto descubrió que se encontraba a salvo y rodeada de muchas otras vaquitas su mirada se iluminó.

Comparte esta nota para celebrar todo lo que esta vaquita tuvo que pasar. Su amistad con los venados fue clave en ayudarla a mantenerse a salvo.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!