Una escuela suplica ayuda para salvar la vida del perrito de servicio que tanto aman

Dicen que en los momentos de dificultad es que se conoce realmente quienes son tus amigos, pues las personas que te aprecian de verdad nunca dejaran que te enfrentes a un problema solo. Este pensamiento está bastante arraigado entre los humanos pero ahora un peludito está viviendo en carne propia tal afirmación.

Su nombre es Ory y con sólo 16 meses enfrenta una batalla por mejorar su futuro.

Este cachorrito vive en Maine (Estados Unidos), dentro de las instalaciones de la escuela local de Willard. Él junto con otros perros llegó a la institución para formar parte del departamento de educación especial. 

El cachorro ayuda a los estudiantes.

Ory es amado por todos en el lugar y llevaba una vida tranquila pero sus problemas de salud se han interpuesto en su felicidad. El can fue diagnosticado recientemente con displasia de cadera, caderas degenerativas y LCA desgarrada en ambas rodillas.

Esta deformidad articular común entre ciertas razas

El año pasado Ory fue sometido a una cirugía de uréter ectópico, con la cual se corrigió un problema en su tracto urinario, y ahora amerita tres cirugías más ante el nuevo diagnóstico.

“La cirugía [de cadera]] asegurará que Ory [viva] una vida larga, saludable y satisfactoria sin dolor”, dijo Jess Jones, un técnico en educación de la Escuela Willard.

Para las operaciones del peludo es necesaria una cantidad de dinero que sobrepasa cualquier presupuesto escolar. La institución no puede asumir tales gastos; así que estudiantes y profesores se han unido en una hermosa campaña para lograr los fondos para la operación.

A través de un GoFundMe los amigos de Ory han iniciado la recaudación y están satisfechos con la respuesta de la comunidad.

Este peludito ha ayudado en la escuela desde que tenía 8 semanas de vida, así que a todos les parece justo retribuirle un poco de todo lo que él ha hecho por los demás.

¿Quién no querría mejorar la vida de este angelito?

En la institución, Ory cumple la labor de perro de terapia, ayudando a los estudiantes a lidiar con el estrés escolar producido por la demanda de tantas responsabilidades. En compensación con eso, todos se han unido a ayudarlo.

“Solo tiene 16 meses y se merece la oportunidad de tener una gran vida. El veterinario dijo que su vida será increíble una vez que esto se haga y se solucione”, dijo Christen Suratt, maestra de la escuela Willard que trabaja con Ory.

La eficacia en la campaña y toda la ola de solidaridad alrededor de Ory han dado resultados, pues su GoFundMe ya superó la meta de los $ 20.000. El can no cuenta sólo con el dinero para sus operaciones, sino con la ayuda y cuidados de muchas personas amables que desean verlo bien.

El perro de terapia no sólo ayuda a los alumnos con el estrés, sino que su presencia les enseña a ser personas responsables y amorosas con los animales.

Nunca se debe dejar solo a quien tanto amor te ha dado y los perros son un claro ejemplo de lealtad, comparte la historia de Ory y apóyalo en esta dura prueba. ¡No estás sólo chiquillo!