Una gatita en la acera pedía ayuda pero todos pasaban de largo, hasta que una mujer se detuvo

Carmen Winberg es la fundadora de Animal Friends Project y siempre ha sentido una gran debilidad por los gatitos. En todos sus años de experiencia no ha logrado comprender cómo hay personas capaces de dejar atrás alguna mascota o pasar por al lado de un animal herido sin detenerse a ayudarlo.

El gatito fue rescatado en la ciudad de Lake Worth en Florida.

Un día, cuando se encontraba pasando por un parque, volvió a sentir esa sensación de indignación. Había un gatita con un estado de salud evidentemente delicado en una acera del parque. Se trataba de un lugar muy transitado así que muchas personas habían pasado por allí pero todos decidieron ignorarla.

La gatita apenas tenía un par de semanas de haber nacido.

La pequeña se encontraba tan débil que apenas se podía mover con dificultad; pero miraba a todos los humanos en un desesperado intento de pedir ayuda. Por suerte, Carmen se topó con ella y supo exactamente qué era lo que tenía que hacer.

«Sabía que quería que la vieran. Estaba pidiendo ayuda»

Notó que la gatita había decidido ocultarse bajo un auto así que buscó un poco de comida para tratar de ganar su atención. Puso un delicioso plato en el fondo de una trampa para así poder capturarla y asegurarse de que no huyera. Ella fue directo al plato de comida y una vez que se dio cuenta que había quedado encerrada, pareció no importarle en absoluto. Estaba aliviada de poder comer algo.

«Solo quería un poco de amor y ahora lo está recibiendo»

Carmen la llevó al veterinario y la llamó Estrella. Estaba anémica, tenía muchísimas pulgas y sus ojos se encontraban algo afectados. Con tan pocos días de vida y una salud tan grave, era vital que Estrella comenzara a recibir ayuda lo más pronto posible. Carmen le dio un baño y se dedicó a permanecer con ella durante los siguientes días para poder darle alimento y vitaminas hasta que lograra fortalecerse.

“Le estoy dando un poco de fórmula mezclada con vitaminas. Le encanta”.

Los resultados fueron todo un éxito. Sus ojitos quedaron completamente sanos y ya se encuentra libre de pulgas. La mejor parte es que esta dulce gatita nunca se cansa de los mimos y siempre parece agradecer a Carmen por salvarle la vida en aquel parque. No para de ronronear y adora recibir toda la atención posible de su veterinario, la rescatista y todas las personas que conoce.

“No más días difíciles para esta gatita. Estrella comenzará a brillar”.

Todavía Estrella tiene un gran camino para recuperarse pero ya se encuentra fuera de peligro. Gracias a Carmen pronto se encontrará fuerte y podrá buscar un hogar definitivo en donde nunca le falten los mimos que tanto le gusta recibir para comenzar a ronronear como un pequeño motor.

No te vayas sin compartir esta nota para crear conciencia de lo mucho que podemos cambiar la vida de un animal con un pequeño gesto.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!