Una Golden corre a meterse en el pequeño espacio bajo el auto para abrazar a su dueño mecánico

Tener un perro como mascota es algo que, sin lugar a dudas, te cambia la vida. Hay gente que llega a querer tanto a su perro como si se tratase de un hijo que hasta al trabajo los lleva. Y a su vez, sí, un perro también es capaz de sentir el mismo amor por su humano.

Esta particular simbiosis que existe desde hace mucho tiempo entre las personas y los perritos, quedó una vez más demostrada con Lola y Lexi, dos simpáticas y tiernas perritas quienes comparten su vida con un hombre, mecánico de profesión.

El hombre posee un taller mecánico, donde pasa largas horas tumbado en el suelo debajo de los autos que repara, pero cada vez que su hermoso e inteligente par de Golden Retrievers lo ven, no resisten las ganas de abrazarlo y se meten con él en ese pequeño espacio.

Esta es solo una escena más que nos demuestra el amor infinito que siente un animal cuando es bien tratado por sus responsables. Captada en video y subida a las redes sociales, el acto de cariño y de fidelidad a toda prueba cautivó a miles de usuarios en todo el mundo.

“Es simplemente adorable el comportamiento que tuvo Lola, quien por intentar estar lo más posible con su dueño, es capaz de meterse debajo del auto para darle ese abrazo tan dulce”, comentó una internauta.

Este hombre trabajador usualmente lleva a sus perritas Lola y Lexi para que lo acompañen durante toda su jornada laboral. Sin embargo, como se puede observar en las imágenes, tranquilidad para trabajar, más bien poca.

En la adorable secuencia, se ve cuando Lola se percata de que el hombre estaba acostado en el suelo reparando uno de los automotores. De inmediato, se le echó encima como para darle más ánimo para realizar el trabajo, no solo con abrazos, sino también lamiéndole la cara varias veces.

Por su parte, claro, el mecánico se dejó acariciar y besar por su canina, y correspondió el gesto de su querida mascota, rodeándola con sus brazos. Luego trató de que lo dejara terminar sus labores, pero fue imposible. Lola no paraba de mimarlo y llenarlo de arrumacos.

“A veces, solo necesitas un abrazo de tu mejor amigo”, escribieron en la descripción de la escena que se divulgó en la página Woof Woof, pero, previamente compartido en la cuenta personal de Lola y Lexi.

No existe mejor acompañante que un perro, esto es algo definitivo. Él siempre será el más fiel y el más amoroso de los amigos que cualquiera pudiese querer tener. No importa si es durante el horario de trabajo o si estás en el sillón de tu casa, como Lexie y Lola siempre encontrarán el momento de darte una gran lamida y un tierno abrazo. 

Comparte esta hermosa historia de amor entre humanos y animales con tus familiares y seres queridos. El amor incondicional de un perro es algo que, realmente nos enamora.