Una jirafa cumple el último deseo del hombre que le salvó la vida antes de partir

Hay pocas cosas tan bonitas en la vida como forjar un vínculo muy especial con un animal. Mario Ejis, por suerte, dedicó sus mejores años al cuidado de las jirafas y las ayudaba a crecer sanas y felices. Por desgracia, un día fue diagnosticado con una agresiva forma de cáncer y se vio obligado a retirarse. Nada le parecía más doloroso que tener que alejarse de lo que sin duda era su pasión en la vida.

Mario dedicó 25 años de vida a cuidar a la jirafas.

Durante un par de meses, Mario luchó por su vida y se sometió a todo tipo de tratamientos. Por desgracia, nada pareció dar resultados. El cáncer ya se encontraba en etapa terminal y era necesario comenzar a prepararse para el final. En sus últimos meses Mario ya no podía caminar o hablar con normalidad. Sin embargo; se aseguró de explicarle a sus familiares y amigos cuál sería su último deseo. Quería despedirse de las jirafas, pero muy especialmente de una que se había convertido en su mejor amiga.

Mario trabajaba en el zoológico de Rotterdam en los Países Bajos.

Cuando esta linda jirafa nació, su estado de salud era alarmante. Todo indicaba que no duraría más de un par de días, pero gracias a la dedicación y los cuidados de Mario logró sobrevivir. A lo largo de los años, Mario nunca dejó de cuidarla. Se aseguró cada día de que contara con toda la comida necesaria y que además llevara una vida cómoda y feliz. La jirafa, por su parte; siempre le agradeció con tiernos besos.

Mario enfermó cuando cumplió 54 años de edad.

En los últimos días de Mario, la Fundación Ambulance Wish decidió ayudarlo. Lo trasladaron en una camilla para que se llegara al zoológico Diergaarde Blijdorp. Desde allí logró disfrutar unos minutos de muchísima calma mientras contemplaba a sus animales favoritos.

«La jirafa reconoció de inmediato a quien era su amigo»

Todas las jirafas se acercan con mucha curiosidad a él, pero hubo una en especial que no dudo de tomarse unos segundos extras para agradecer a su viejo amigo por todos los cuidados que le brindó.

“Una hermosa historia de amistad”.

En otras circunstancias los encargados del lugar hubiesen tomado mayores precauciones; pero todos sabían que la conexión entre ambos era tan especial que la jirafa no le haría daño alguno a su amoroso cuidador. La jirafa se acerca con mucha delicadeza hasta el rostro de Mario y se despidió dulcemente con un beso.

«Este es el amor más sincero que existe»

Después de pasar unos meses tan difíciles, Mario logró disfrutar de un conmovedor momento junto a su vieja amiga. Todos los animales son sumamente amorosos y agradecidos. Dedicar nuestra vida a ayudarlos es una de las tareas más hermosas del mundo.

No dudes compartir la emotiva despedida de Mario y la jirafa. No hay nada como el amor y el agradecimiento de los animales.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!