Una marmota cruza un lago sobre el lomo del solidario perro que la ayudó

Con frecuencia vemos en las redes sociales a animales de distintas especies jugando e interactuando entre ellos. Podemos pensar que se trata de una amistad, pero el concepto va mucho más allá. A veces, tendrían una relación en la que dos o más sujetos se asocian para lograr un objetivo común.

Un claro ejemplo de lo anterior se pudo observar en un vídeo captado en el estado de Massachussetts, Estados Unidos, en el que se muestra a Wally, un amigable canino de raza Golden retriever ayudando a una marmota a cruzar hasta la otra orilla de un lago de la localidad.

Resulta que Wally llegó al sitio ubicado en Hickory Hill, en compañía de sus cuidadores humanos, el pasado 16 de mayo. La mascota nadaba plácidamente en el agua, cuando de pronto una marmota se acercó e intentó subir a su espalda para que le ayudase a cruzar, lo cual, el canino aceptó sin problemas.

La escena fue tan singular que, los padres humanos de Wally no resistieron la tentación de sacar sus teléfonos móviles y comenzar a grabar aquello. Según Lauren Russell, madre adoptiva del perrito, se encontraba a una distancia de aproximadamente 100 metros de su mascota mientras la filmaba.

Lo cierto es que, la marmota logró subir a la espalda del perrito y el can pudo atravesar el lago con su nuevo mejor amigo a cuestas. A Wally no le importó que la marmota se subiera. Tan solo lo dejó encima y continuó nadando, seguro de que estaba bien.

No se sabe si la marmota se encontraba en problemas, o si simplemente era una holgazana, pero, lo cierto es que ambos se han vuelto virales en las redes, con cientos de miles de “me gusta”.

“Fue muy gracioso y hermoso de ver. Ahora, quedará para la posteridad”, dijo Russell.

Lo más hermoso ocurrió al final de la grabación, una vez que ambos llegaron sanos y salvos a la orilla. Wally, quien es un cachorro con apenas dos años de edad, dejó que su amigo bajase de su lomo y ambos se despidieron con un tierno beso de amistad. Después, el roedor se fue hacia el fondo del bosque.

“Esta no es la primera vez que Wally es solidario con otro animal, ya que él los ama a todos por igual, Es un ángel. Incluso adora a los niños pequeños y al resto de la gente, es muy amigable”, resaltó Lauren, orgullosa de su peludito.

Podríamos continuar con otros ejemplos de otras especies, pero la conclusión es la misma: sí existe empatía entre los animales, aunque no debemos compararla con la definición humana, sino que considerando las características típicas de cada especie.

Definitivamente, cada día nuestras mascotas nos dan una lección de generosidad y lealtad. La Madre Naturaleza es sorprendente, realmente nos inspira. Comparte esta historia con tus mejores amigos.