Ninguna familia se atreve a adoptarla por su apariencia y necesita encontrar un hogar

La apariencia física en las personas puede influir muchas veces en la opinión de los demás, y eso también ocurre con los animales. Como en el caso de una perrita cuya fisonomía pudiera generar dudas y rechazo, sin imaginar los hermosos sentimientos que oculta esa carita distorsionada.

Ojalá que no existieran prejuicios y todos los seres humanos supieran amar y valorar al otro sin importar su condición. Pero lamentablemente, aquellos que son considerados diferentes por romper los esquemas tradicionales suelen ser rechazados.

Bethany es una perrita labradora mestiza de ocho meses. Sufrió complicaciones en su nacimiento que deformaron una gran parte de su carita. Fue rescatada de las calles de Ucrania, desde que vio la luz de la vida, nada ha sido fácil para ella.

Necesita un hogar

Se ha acostumbrado al rechazo de las personas, que al solo verla piensan que tiene algo mal y tratan de apartarse. Tiene un ojito desviado, su mirada va hacia otro lado, su hocico está totalmente volteado hacia el lado derecho del rostro, y los dientes totalmente expuestos.

Cuando la ven por primera vez, piensan que está enferma o que puede ser agresiva, nada más alejado de la realidad. La pobre Bethany tiene bastante tiempo en el refugio Safe Rescue for Dogs, y se le ha dificultado ser adoptada precisamente por su apariencia física.

“Ella es una perrita increíble: está sana, es gentil, feliz, obediente y ama a los niños”, asegura un vocero del refugio.

Cuando una posible familia adoptante se acerca y la mira, ya no quieren llevarla con ellos, pero Bethany no pierde la esperanza de que aparezca una que no se fije en sus defectos, y que valore las innumerables virtudes que tiene y así poder conseguir un hogar definitivo.

“No hay absolutamente nada malo con Bethany, ni siquiera ronca cuando duerme”, comentó una de las voluntarias que la cuida provisionalmente.

Las personas no se conforman con la opinión de los empleados del refugio, que saben por experiencia propia cómo es realmente la perrita, y si le dicen que no hay ningún peligro de adoptar a Bethany es porque es cierto.

“La gente pregunta si estamos seguros de que estamos haciendo lo correcto y cómo lo sabemos. Lo sabemos porque la hemos llevado al veterinario muchas veces, ella está bien.

Si estuviera tan enferma, la habrían sacrificado porque ese es su trabajo, pero ella está perfectamente bien, es la perrita más increíble que he conocido”, expresan los trabajadores del refugio.

Muchos buscan mascotas solo para presumir de ellas con fotografías que suben a las redes sociales para que vean lo hermosas que son. Sin pensar que los animalitos que han pasado situaciones difíciles en sus vidas, son los que más necesitan amor y cuidados.

Las personas que cuidan a Bethany saben bien cómo es ella, no pierden la fe de que un ser humano con alma noble que no vea lo físico, sino la bondad del animalito la adopte, y le dé la oportunidad de ser parte de una familia.

“Si viviera en ese país no dudaría en adoptarla, es hermosa y se merece una familia que la ame espero en Dios que logre ser aún más feliz y le regale una familia que la ame y proteja de todo”, expresó un internauta.

Paciencia, pequeña, pronto llegará la persona que vea a través de tus ojitos difusos, el enorme corazón que tienes.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y conocidos, y no dejes que las apariencias te aparten de lo que realmente merece la pena.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!