Una perrita que yacía inmóvil en un arroyo es salvada de una muerte segura por un joven héroe

No es fácil rescatar a un animal en peligro. En la mayoría de las ocasiones, quizás por poca pericia o desconocimiento, el intento por ayudar a un gato o un perro de la calle que se encuentra en una situación límite, puede no resultar exitoso.

Sin embargo, para fortuna de una desamparada perrita, existen los héroes anónimos capaces de enfrentar y superar las dificultades de la vida y de dejar una huella. Es más, los héroes anónimos no solo existen, sino que, como lo prueba nuestra historia, todos tenemos uno en nuestro interior, solo que no nos damos cuenta.

Una mañana, mientras Nini Ragos se dirigía a la compra diaria en el mercado, junto a su madre, se horrorizó al percatarse de una perrita que yacía inmóvil en medio de un arroyo. El animal estaba tiritando de frío. Asustada y famélica, su rostro denotaba el tiempo que había permanecido en tan lamentable situación.

Sin pensarlo dos veces, Ragos rápidamente se dispuso a rescatar al animal y comenzó a descender con dificultad, pero empeñado en lograr llegar hasta donde se encontraba la atribulada mascota.

Finalmente, se lanzó al agua, tomó a la peludita fuertemente entre sus brazos y, con la ayuda de una cuerda y una canasta, Ragos y otros transeúntes que se detuvieron a ayudar lograron subirla y ponerla a salvo. Por fortuna, el valiente animal ya se recupera casi por completo.

Ragos realmente arriesgó su vida para salvar a la peluda

El hecho ocurrió en la localidad de Amparo Subdivision, Caloocan, ubicada en Manila, capital de Filipinas, y según el arriesgado jovencito que realizó la proeza de descender y rescatar a la canina, efectivamente daba la impresión de que llevaba largo rato allí abajo.

Ragos pidió ayuda, pero al no obtener respuesta se dispuso a actuar por cuenta propia. Y fue lo mejor, ya que, de no haber sido por su rápida intervención, la suerte del can, así como el final de esta historia habrían sido muy diferentes.

“La vi allí tan desamparada que fue entonces cuando decidí bajar con sumo cuidado e intentar meterme al arroyo. Logré caminar hacia donde estaba la pequeña y la levanté”, dijo.

Posteriormente, se supo que la afortunada perrita es madre de 6 cachorros y tiene un problema que le produce una dolencia en sus patas traseras, situación por la cual la inocente no podía moverse.

Además, trascendió que su responsable se encontraba ausente por motivos familiares y la pequeña había sido dejada con un vecino, quien la descuidó y perdió.

“Lo que queremos ahora es ayudarla porque parece que la mamá-perrita fue golpeada en la cadera, no puede caminar. Echa ambas patas hacia atrás. Se ve herida, con muchos moretones y esto podría haberse originado al caer”, explicó Ragos.

A pesar de que se encuentra estable y continúa recuperándose, desde que fue rescatada se niega a comer, pero cuenta con la ayuda de la estricta observación de un grupo de profesionales que velarán por sanarla mientras su humano regresa. Esperemos que ella y sus cachorros estén mejor pronto en casa.

Comparte esta historia con tus familiares, amistades cercanas y seres queridos. Para ser un héroe no es necesario lograr una epopeya colectiva ni el reconocimiento de los otros. El verdadero héroe es aquel que puede amarse a sí mismo y a los demás.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!