Cada vez que sale se lleva uno de sus enormes juguetes que también usa cuando está cansada

Si convives con una mascota, no solo es importante que sepas cuidar de su salud y vigilar su alimentación. Jugar es una actividad esencial para el desarrollo de los animales domésticos cuando son cachorros y, también, para lograr su bienestar cuando son adultos.

Existe una multitud de juguetes con los que puedes sorprender a tu perrito. En la mayoría de los casos, se trata de juguetes muy simples y realmente útiles.

Algunos están pensados para que tu mascota pase un buen rato a sus anchas y si no, preguntémosle a Poi, una adorable Golden retriever que siempre lleva un juguete distinto cada vez que sale a pasear. Si se cansa, tan solo se recuesta en ellos un rato a reponerse con una plácida siesta.

Poi posee una gran variedad de esponjosos peluches. Cada día se decide por uno u otro antes de salir de la mano de su padre humano a pasear y, a decir de este, los enormes juguetes cumplen la función de ser una especie de “manta de seguridad” para ella.

“Siempre le encantó llevar algo en la boca desde que era una cachorra”, dijo el hombre.

Y es que Poi es una perrita muy astuta e inteligente, que no solo sabe divertirse con ellos, sino que también los usa como grandes almohadones donde se echa cuando se siente agotada de saltar y jugar. Absolutamente brillante.

Su padre dice que ella pasa por un proceso para la escogencia de qué juguete le gusta más cada semana. Además, Poi posee otro gran talento: puede sostener en perfecto equilibrio, desde juguetes hasta alimentos sobre su cabeza sin dejar caer algo al suelo.

Poi y su colección de amigos de peluche

“Llevar los juguetes con ella le brinda cierta comodidad. Verla hacerlo y la expresión de felicidad en su rostro es simplemente adorable”, aseguró el padre de Poi.

Sin duda, esta peludita adora sus fantásticos y versátiles juguetes y no puede evitar tomar uno cada vez que su padre abre la puerta de la casa y la llama a jugar fuera. Definitivamente, al igual que nosotros los seres humanos, cada mascota tiene algo que los hace únicos y los identifica y eso nos hace felices.

¡Qué buen equilibrio!

Aunque su forma de madurar es distinta a la nuestra, siempre hay que tener en cuenta su edad a la hora de escoger un juguete. Un cachorro de tres meses tiene aún los dientes de leche, así que a esa edad los juguetes deberán ser de tela o goma muy blanda.

Una vez pasada la fase de la dentición, tu perro ya tendrá una mandíbula lo suficientemente fuerte como para morder juguetes de goma más dura y jugar a cazar pelotas o tirar de cuerdas.

A partir de los siete años empezará a convertirse en un perro senior y es posible que su mandíbula y sus dientes ya no tengan la misma fortaleza que antes, pero aun así seguirá siendo importante que disponga de juguetes (más blandos y fáciles de morder) que le ayuden a mantenerse activo.

Los peluches pueden ser una buena opción para ofrecer consuelo a los cachorros muy jóvenes antes de la fase de dentición, ya que, en ocasiones, como a Poi les fascina acurrucarse sobre ellos para dormir, eso sí, asegúrate de sean son los suyos y no los de los niños de la familia. Comparte estas tiernas escenas.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!