Una pobre perrita fue dejada a su suerte dentro de una caja junto a sus nueve cachorros

Muchas personas disfrutan de la compañía de una mascota y no tomarían en consideración ni por un momento la posibilidad de deshacerse de ella, que a menudo es considerada como un miembro más de la familia. Sin embargo, la convivencia entre personas y animales no siempre es un éxito y en algunos casos la relación fracasa.

Cada vez resultan más comunes las noticias de animales echados a su suerte por sus dueños. Entre los principales motivos esgrimidos para salir dejar a una mascota están el nacimiento de camadas inesperadas, los cambios de domicilio, factores económicos, la pérdida de interés por el animal y el comportamiento sumamente activo del mismo, mientras que entre los motivos menos frecuentes se encuentran las alergias de algún miembro de la familia, el nacimiento de un hijo, el ingreso en un hospital o la defunción del propietario.


Sea cual haya sido el motivo en este caso, sucedió que en la Columbia Británica, Canadá, un transeúnte se encontró repentinamente en un basurero con una caja sellada sin siquiera imaginarse lo que encontraría en su interior. Al abrir la caja, el hombre pudo constatar que dentro se encontraba una perrita de nombre Casey junto a sus nueve cachorros en total desamparo.

La pobre perrita lucía preocupada por el bienestar de sus bebés


El buen samaritano que hizo el hallazgo llevó a los pequeños de apenas una semana de edad y a la débil madre a una clínica veterinaria, pero desafortunadamente en ese momento no se encontró un hogar de adopción disponible, de modo que la madre y sus cachorros fueron transferidos a British Columbia Society for the Prevention of Cruelty to Animals (BC SPCA).

Para el momento del rescate, Casey se encontraba increíblemente delgada, tal vez por el tremendo esfuerzo de cuidar a su familia bajo esas condiciones tan extremas.

“No hay excusa para simplemente alejarse de una mascota y dejar que pierda la vida.

«Deshacerse de los animales es contra la ley, y los individuos pueden ser procesados ​​por su crimen”, dijo Lorie Chortyk, gerente general de comunicaciones de BC SPCA.


Actualmente, Casey y los pequeños se encuentran en buenas condiciones de salud y estables, sin embargo, los cachorros deben esperar hasta tener al menos siete semanas de vida para poder ir a un hogar adoptivo.


El descuido y la negligencia humana afectan directamente a los animales de todo tipo, independientemente de su edad o raza. Es necesario que todas las personas conozcan las múltiples ventajas, pero también las obligaciones que supone adoptar, y de cómo la llegada de un perro, un gato o cualquier animal puede influir en nuestro estilo de vida y convertirnos en mejores seres humanos.

Comparte esta historia con todos tus amigos. Promueve la adopción de mascotas y contribuye para reducir la población de animales en situación de calle y así evitar que sean sacrificados o que pasen el resto de sus días en un frío refugio.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!