Una silla de ruedas a tiempo cambió la vida de este inspirador gatito

Cada gato tiene su propia historia que contar, y un gatito llamado «Turbo Joe» tiene una historia sobre perseverancia y segundas oportunidades. El lindo gato atigrado fue encontrado hace algunos meses después de que, según los informes, lo atropellara un automóvil.

Estaba paralizado de la cintura para abajo y se veía obligado a arrastrar las piernas traseras para moverse. Fue encontrado por una persona que supo de inmediato que la mascota necesitaba ayuda. El pequeño fue trasladado a Meow Village, una fundación en Aurora, Oregon.

La ayuda llegó a tiempo para este maravilloso gatito

Meow Village es una organización voluntaria sin fines de lucro que se enfoca en mejorar la vida de la población de gatos salvajes de su comunidad. También trabajan para encontrar hogares para los muchos gatitos nacidos en colonias salvajes.

Sin personal remunerado o refugio físico, el rescate opera únicamente con la generosidad de donantes, voluntarios y familias de acogida. Han ayudado a miles de gatos, y no dudaron en dar la bienvenida a Turbo Joe a su familia en constante expansión.

Tras el examen realizado a Turbo Joe, los veterinarios determinaron que era demasiado tarde para realizar la cirugía que podría haber evitado la parálisis del gatito. Pero eso no significaba que Meow Village no pudiera ayudar.

No pasó mucho tiempo para saber que Joe amaba a las personas. Decididos a darle a Joe una segunda oportunidad de una vida feliz, sus rescatistas buscaron conseguirle su propia silla de ruedas.

El gatito paralizado puede moverse con sus dos patas delanteras, pero su movilidad es obviamente limitada. Como solución, Meow Village trabajó con varias empresas y organizaciones locales para equipar al gato amigable con su propio juego de ruedas.

Moverse con su silla de ruedas de gatito requerirá práctica, pero cada paso adelante es una gran victoria para el amado Turbo Joe. Sus amigos lo llaman «guerrero», y su espíritu de lucha aún no lo ha defraudado.

Turbo Joe es feliz con su sillita de ruedas

A pesar de sus desafíos físicos y su difícil comienzo en la vida, Turbo Joe está decidido a nunca frenar. Sus nuevas ruedas le permiten la libertad de ser un gato normal, que es exactamente lo que Meow Village quiere.

No es sencillo encontrar a la familia perfecta para Joe, porque además de su discapacidad, requiere de un poco de ayuda con sus esfínteres, pero es una mascota tan amorosa y especial, que será difícil resistirse a su amor.

Comparte con otros la historia de este luchador que se encuentra en la búsqueda de su familia perfecta.

¿Te gustó?
Más noticias sobre:

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!