Veterinario se emociona con el perro pulcro, oloroso y en pañal llevado por una mujer en brazos

Tener una mascota es gratificante, pero también puede ser difícil. No solo implica alimentarla y brindarle un lugar seguro donde vivir, sino atender cada una de sus necesidades, al igual que un Hijo, así, en mayúsculas. Y una mujer de Río de Janeiro, en Brasil, dio ejemplo de amor por su animalito adorado.

Se trata de una encantadora dama quien sabe lo que significa entregarse de cuerpo entero por su mejor amigo canino, quien lamentablemente padece de parálisis permanente en buena parte de su cuerpo.

Tanto es el cariño que le profesa esta mujer a su perrito que, cuando lo llevó cuidados veterinarios, el médico de turno quedó gratamente sorprendido de lo bien atendido que estaba, incluso a pesar de su condición de salud.

“Mientras algunos quieren esquivar la responsabilidad, otros son un ejemplo para todos nosotros”, dijo el especialsita.

Y es que, velar por un ser más vulnerable es una responsabilidad que no todos tienen. Es estar atento y pendiente en todo momento de él, consciente de que es un ser vivo que depende de uno. Por eso, este dulce animalito figura como el primero en la lista de prioridades de su madre humana.

A pesar de lo duro que puede parecer cuidar de una mascota prácticamente inmóvil, para esta valiente ello no reviste mayor inconveniente. Está dispuesta a hacer lo que tenga que hacer con tal de ver a su peludito feliz, llevando su vida con normalidad, como cualquier otro perrito del mundo.

Esto fue, precisamente lo que dejó sorprendido al médico veterinario, quien elogió la dedicación de esta amante de los animales hacia su perro. Y es que, no solo para estos profesionales, sino para cualquiera, resulta encantador el hecho de encontrarse con gente con un corazón tan inmenso.

“Atendí a este perro de 13 años quien es parapléjico, está todo limpio y oloroso. Su madre tomó hasta el curso de auxiliar para aprender la mejor forma de cuidarlo. Todos los días, ella lo ayuda con su discapacidad y lo coloca en el carrito especial para poderlo pasear”, añadió el veterinario.

Pero, sin duda, lo fundamental en esta historia es que se trata de un animalito feliz. El amor de su cuidadora es, definitivamente, su mejor y más efectiva medicina, años luz de intentar huir del problema. Realmente, un ejemplo a seguir.

En imágenes que fueron compartidas en Internet, se puede apreciar al orejudo siendo llevado hasta el veterinario, vestido con una especie de pañal y pantalones en sus patas traseras afectadas. Pero, lo más notable es, sin lugar a dudas, lo limpio y bien cuidado que está, tal como lo dijo el doctor.

Un madre amorosa y su adorado hijo, sin lugar a dudas

Comparte con tus seres queridos, familiares y amigos esta historia, que ojalá nos sirva a todos como ejemplo acerca de cómo cuidar a los animales, más aún cuando tienen alguna discapacidad.