“No sabía ser un perro” –Rescatan una perrita amarrada con la peor sarna que se haya visto jamás

La sarna es una enfermedad cutánea contagiosa producida por un ácaro que causa mucha comezón y, dependiendo de la invasión que provoque al afectado, podría dañar su piel considerablemente. Una población importante de afectados por esta enfermedad son los perros, especialmente aquellos que no tienen hogar y tienen que vagar por las calles; siendo esta una enfermedad que se transmite con el contacto de piel a piel, logra extenderse a muchos.

En Luisiana, en Estados Unidos, un grupo de rescatistas de Humane Society, encontró a una perrita que había perdido casi todo su pelaje producto de la sarna que estaba en todo su cuerpo.

La pequeña perrita rescatada se llama Violet; además de la pérdida de su pelaje, también estaba bastante débil y flamélica, parecía que habían pasado semanas sin que ella comiera. La sarna había afectado al can de manera trágica, ella no dejaba de rascarse y la piel estaba tan irritada que se veía agrietada y sangraba continuamente.

A Violet la encontraron bajo una tienda de campaña improvisada en una propiedad abandonada en Luisiana.

Violet no estaba sola en el lugar, allí estaban 10 perros más, pero lamentablemente ya habían muerto. Toda la manada estaba amarrada antes de ser abandonada por sus dueños, lo que aún es un misterio es quiénes serían las personas que causaron la muerte de los perros por las precarias condiciones en las que vivían.

“Ella había vivido de esa manera por un tiempo, así que fuimos al rescate asumiendo que eran salvajes”, comenta Laura Koivula, la subdirectora de Crimen Animal de Humane Society.

Según los rescatistas, Violet actuó de forma muy dulce, y lograron llevarla a un centro médico muy rápido, allí los veterinarios determinaron que la perrita tenía 8 años y empezaron con el tratamiento necesario para mejorar su condición en la piel, además de otras enfermedades que afectaban su dentadura y un gusano del corazón.

“Ella no sabía lo que era una correa, no sabía lo que era ser un perro. Acababa de tener que valerse por sí misma”, añadió Koivula.

Afortunadamente, la evolución de la perrita fue satisfactoria. La piel comenzó a cubrirse de pelo y ganó más peso, a medida que se veía mejor, se sentía mejor y mostró su verdadera personalidad.

Después de cinco meses en tratamiento y recibiendo atención médica, la perrita fue dada en adopción y contó con el recibimiento de Danielle Hanisee, una residente de Nueva Orleans, que había colaborado antes con el refugio y regresó porque su querida perrita de toda la vida había fallecido; cuando vio a Violet, quedó totalmente enamorada.

“La había perdido recientemente, y sentía que si tuviera otro perro, conseguiría uno que realmente me necesitara”, dijo Hanisee, “así que lo hice”, enfatizó.

Violet vive con Danielle, y ahora está realmente protegida, amada y disfruta de la vida como debe ser.

¡Qué alegría! Puedes ver el video de la transformación de Violet, a continuación:

No dejes de compartir el caso de Violet para mostrar al mundo que todos los animalitos merecen segundas oportunidades, y ojalá que su emotiva historia llegue a tocar el corazón de todos los maltratadores.