Una osa advierte el peligro y tiene un gesto maternal con sus cachorros

Aunque comercialmente nos encantan los peluches de osos pardos, en realidad, son animales intimidantes por su gran tamaño y fuerza. Estoy segura de que ellos no atacarían sin sentirse amenazados, pero un encuentro inesperado sería bastante aterrador. Sin embargo, los trabajadores de parques nacionales en Canadá, suelen verlos con frecuencia.

En esta ocasión le tocó a David Roseman, en el Wood Tikchick State Park, ubicado en Alaska.


David es un empleado a tiempo parcial desde hace 21 años, que se dirigía a cargar combustible para el albergue, cuando en el lago Aleknagik observó una escena que no había visto en toda su trayectoria como guardaparques.

“Estaba aproximadamente a 30 yardas y vi algo moverse en el agua, una osa estaba trasladando en su espalda a dos cachorros a través del lago”, dijo David.

“Hice todo lo posible para no intervenir y pasar desapercibido”, agregó.


Aunque el lazo entre las osas pardas y sus cachorros es fuerte, nunca habían registrado que alguna llevara a sus bebés a cuestas. De hecho, es una característica que hasta el momento había sido observada solo en los osos perezosos, debido a un instinto de supervivencia.


Dave Garshelis, científico de investigación de la vida silvestre del Departamento de Recursos Naturales de Minnesota y Wayne Kasworm, biólogo dedicado al estudio de osos pardos en el servicio de Pesca y Vida Silvestre de los Estados Unidos, agregaron que lo más probable es que la osa se asustara con el sonido del barco de David y decidiera nadar hasta la otra orilla, instintivamente sus cachorros la siguieron y subieron a su espalda.

En el video se observa cómo ella intenta mirar detrás de sus hombros y sigue nadando, al llegar a la orilla se sacude y sus cachorros la siguen.


Cabe destacar que aunque los nadadores por excelencia son los osos polares, lo osos pardos no se quedan atrás, les gusta nadar y lo hacen muy bien. Kasworm explica que a pesar de su gran tamaño, debajo de su piel tienen alto contenido graso que les ayuda a mantenerse a flote.

“Los cachorros comienzan a nadar una vez que alcanzan las 30 libras”, agregó.


Con frecuencia se puede ver cómo nadan para buscar peces y hasta tienen técnicas, como el “snorkeling” que se trata de sumergir la cara mientras su cuerpo queda a flote para atrapar salmones. También se les ha visto sentados en lo que el personal del parque llama “jacuzzis” a la espera de algún pez.

O simplemente nadan de manera recreativa y se divierten salpicando agua.


En esta ocasión esta enorme madre, por instinto de supervivencia o por protección hacia sus cachorros se lleva el premio de “mamá oso”, demostrando que tienen piernas muy fuertes y regalándonos una escena maravillosa.

Son dos pequeños y afortunados ositos.

LittleThings / NationalGeografic

David aclaró que los osos se encontraban en una pequeña isla del lago Aleknagik, que no se encuentra a más de 400 yardas de distancia de la orilla. Sin embargo, asegura haber visto a un oso pardo nadar a más de seis millas. Definitivamente, son animales increíbles y la cámara de David nos ha regalado una escena sin comparación.

Comparte esta historia con todos tus amigos y que nadie se quede sin ver este momento tan especial.

¿Te gustó?

EL VIDEO DEL DIA

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!