2 perritos se unen para intentar salvarse y se convierten en compañeros inseparables

No podemos negar que la vida para muchos perritos callejeritos es difícil, ellos están expuestos no solo a los peligros que la vida ofrece, sino deben tolerar la apatía de muchas personas que pasan indiferentes ante su situación.

Lamentablemente, muchos terminan en refugios donde sacrifican a los animales donde el trágico final es seguro, otros, algunos pocos, logran ser rescatados y luchar por sus vidas hasta lograr disfrutar de una nueva oportunidad.

Dos perritos se consuelan y luchan por sur vidas al ser rescatados de un refugio.

perritos

Jeremiah y Neal son parte de ese grupo que logró evitar el trágico final tras ser rescatados de un refugio en Texas.

Los perritos habían sido recogidos por separados, cada uno había estado enfrentado su trágica situación solos en el mundo, pero en el refugio lograron conectar y unirse para intentar solapar el dolor que los embargaba.

Los perritos fueron rescatados por separados.

Jeremiah, el pequeño perrito negrito, pareció encontrar consuelo en Neal, el perro más grande. Cuando Neal se tumbó en el suelo, Jeremiah simplemente lo siguió y se acostó sobre su pecho como intentando encontrar consuelo en un hermano mayor.

Ambos peluditos estaban muy lastimados, sufrían de sarna severa y desnutridos, a juzgar por su condición probablemente serian sacrificados.

Sufrían un caso de sarna severa, uno de ellos. Jeremiah, tenía una fuerte infección en uno de sus ojos.

Sin embargo, su destino cambió cuando Haven, un alma bondadosa, vio en ellos a dos perritos domésticos que merecían una nueva oportunidad.

Haven contactó a Stracey Silverstein, la fundadora de Rescue Dog Rock en Nueva York, quien al escuchar el caso no negó a la petición y actuó rápidamente para salvarlos.

Gracias a que Silverstein intervino, los perritos evitaron un trágico destino. Lamentablemente, en los refugios donde sacrifican a los animales son muchos los perritos que por estar enfermos o heridos son sacrificados.

Cuando Silverstein llegó al refugio también rescató a otro perrito, Jasper, quien tenía el mismo destino de Jeremiah y Neal.

Muchos perritos callejeritos terminan en refugios de este tipo por estar heridos o enfermos.

Los tres perritos tenían sarna sarcótica, por lo que fue necesario un largo proceso de recuperación, Jeremiah padecía de una úlcera en el ojo que ameritaba tratamiento de emergencia o podía provocarle ceguera.  Neal y Jeremiah siguen tan conectados como el primer día, juntos han decidido luchar por sus vidas.

Si bien todavía les queda un largo proceso de recuperación, no están solos, cuentan con el apoyo de personas maravillosas que aceptan su condición y están dispuestos a mejorar su calidad de vida.

Transformar la vida de los perritos más vulnerables depende de cada uno de nosotros.

El pequeño Jeremiah parece estar muy feliz de poder enfrentar esta larga batalla junto a un amigo que encontró en el camino, y que la vida los hizo hermanos para poder superar la batalla y poder disfrutar de una segunda oportunidad.

Confiamos que lograran salir adelante y que dentro de poco, encontrarán ese hogar amoroso que tanto necesitan.

Ojalá puedan permanecer juntos el resto de sus vidas y llenar de amor la vida de una familia, que los acepte, los respete, pero sobre todo, les ayude a olvidar las heridas emocionales que el pasado les dejó. Por ahora, siguen mejorando satisfactoriamente. Al respecto Silverstein dijo:

“Son perritos muy temerosos, están a semanas de recuperarse. Son cachorros muy dulces y agradables. Con suerte mejorarán rápidamente, para que puedan ser adoptados en hogares ideales”.

Ningún perrito merece pasar por tanta miseria y dolor. Es necesario crear campañas de concientización y promover la adopción de aquellos peludos que por su pasado, les cuesta encontrar un hogar amoroso.

En un mundo de posibilidades los héroes para los perritos más vulnerables somos nosotros mismos. Adopta y se ese héroe que un perrito necesita.