2 tigres siberianos son mejores amigos de unos pastores alemanes y no paran de jugar tiernamente

Pocas veces podríamos imaginar a una manada de pastores alemanes convirtiéndose en los mejores amigos de un par de tigres siberianos, pero es precisamente lo que sucedió en un Santuario de Vida Silvestre Oasis. El lugar fue fundado por Yveta Irsova, quien es una experta en felinos y ha dedicado su vida al cuidado de estos hermosos animales que se encuentran en peligro de extinción.

Los tigres siberianos se encuentran en riesgo por el alto número de cazadores y la pérdida de su hábitat natural.

Blacky, Hugo y Jenny son los tres pastores alemanes que también hacen vida en el Santuario. Gracias a su gran amor por los animales, Yveta decidió permitirles que se acercaran e interactuaran con algunos tigres del lugar y el resultado ha sido verdaderamente maravilloso.

Yveta Irsova también es la dueña de los perros.

Suria, una hermosa tigresa, los conoció cuando tenía dos años de edad. Los especialistas del lugar se encargaron de monitorear todo para asegurarse de que ninguno saliera herido, pero con el tiempo comprendieron que estos lindos animales han creado un gran vínculo de amistad. Suria ha crecido junto a ellos y simplemente parece no importarles que se traten de especies diferentes.

El santuario está ubicado en Senec, Eslovaquia.

Sunny, otro tigre del santuario, que apenas cuenta con unos pocos meses de edad ha seguido el mismo camino y adora pasar horas enteras jugando con los felices perritos del lugar. Lucia Zustakova y Martin Ziman son dos voluntarios que se acercaron al Santuario para presenciar esta inigualable amistad. Ambos quedaron impactados al ver lo bien que los perros y los tigres lo pasaban jugando.

“Nunca se han hecho daño. Parece como si todos fueran hermanos que no se cansan de pasar todo el día haciendo travesuras”.

Su mayor meta es asegurarse de rescatar tantos tigres como sea posible y ayudarlos a evitar que se conviertan en una especia extinta. Unas tiernas imágenes muestran a estos animales jugando incansablemente. Suria pone su pesada pata sobre ellos y a pesar de que esto gesto podría resultar fatal en el mundo salvaje, la fuerte conexión que tienen hace que sólo jueguen y disfruten al máximo el tiempo que tienen juntos.

El Santuario abrió sus puertas en 1999. Desde entonces se ha convertido en el hogar de 28 tigres.

Celebramos esta bonita e inspiradora amistad entre estos tigres siberianos y pastores alemanes. El enorme trabajo que está realizando este santuario podrá generar un gran impacto en estos hermosos animales.

Comparte esta graciosa amistad y estas adorables imágenes que tantos de nosotros podríamos permanecer contemplando durante horas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!