9 perritos rescatados del más indigno encierro no pueden parar de sonreír a sus rescatistas

Muchas veces pensamos que estar tras las rejas puede ser en ocasiones necesario para que algunos paguen por sus actos, sin embargo, es lamentable saber que hay muchas personas encerradas en sus casas sin haber hecho nada que lo merezca. Aún es más preocupante, que en su encierro se llevan a inocentes animalitos privándolos de la libertad que es innata en su especie.

Encerrados y desasistidos encontraron a estos perritos.

Melanie Jayne Melville  había llevado al extremo las condiciones insalubres de su casa, poniendo en riesgo no solo su vida sino la de varios perritos que se encontraban en condiciones extremas de abandono. Bastó que unos vecinos de Melville se quejaran para que la policía local se acercara hasta el recinto, y revisaran la casa en Hull-Inglaterra.

Si no estás de acuerdo con el cuidado de algún perrito no dudes en denunciar.

La inspectora Jilly Dickinson estuvo al mando y vaya sorpresa que se llevó cuando revisó la casa, encontró 9 perritos muy asustados en condiciones inadecuadas. Al respecto la inspectora señaló:

“La sala de estar, donde vivía la mitad de ellos, estaba sucia y olía mal debido a que lo usaban de baño. La otra mitad vivía en un edificio anexo en el jardín que también estaba en malas condiciones”.

Los perritos vivían en un ambiente caótico y preocupante, su comportamiento demostraba que no estaban acostumbrados a los espacios exteriores, lo que provocó que tuvieran muchos problemas para sociabilizar. Aunque Melville parecía inquietarle los perritos no hacia mucho para salvaguardar su vida y la de los indefensos animales.

Los perritos también necesitan abrazos cuando están en crisis.

Dickinson la orientó con algunos consejos para que mejorara su estilo de vida y pudiera ofrecerle algo mejor a los pequeños caninos. La mujer tuvo un mes de prueba para demostrar que si era capaz de ordenar tanto caos, pero transcurrido este tiempo, llegó la inspectora a la casa y su angustia fue en aumento, pues nada había cambiado, de hecho todo estaba peor.

La felicidad brota cuando la ayuda llega.

Los 9 perritos estaban en alto riesgo, así que la RSPCA se hizo cargo de ellos, incómodos y confundidos no sabían ni andar con correa, por lo que Dickinson decidió llevar uno por uno a su automóvil.

El miedo de los perritos fue cesando cuando estuvieron en brazo de los rescatistas, ellos muy pacientemente se acercaron y ganaron su confianza.

Los perritos también sonríen cuando quieren agradecer.

The Dodo

Con el tiempo los perritos se mostraron amigables y cariñosos. Su antigua dueña se declaró culpable por ir en contra de la Ley de Bienestar Animal, debió pagar multas y participar en un programa de rehabilitación.

Con la voluntad de buenas personas cada quien tuvo un final adecuado a sus actos. ¡Enhorabuena a los perritos que esperan ser adoptados!

Si somos más voces en contra del maltrato animal podemos salvar más vidas. Comparte la nota para que la felicidad se expanda y veamos más colitas meneándose de agradecimiento.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!