Abuela desolada pide justicia después de que le robaran su perro sólo para acabar con su vida

Para todo dueño de perritos no hay nada más triste que perder a su amada bola de pelos, más allá del motivo de la pérdida, el dolor en el que se ven inmersos los dueños es incomparable dejándoles un gran vacío.

Recientemente, Brenda Groh ha tenido que enfrentar la muerte de su pequeño peludito, la mujer encontró a su mascota herido en el patio trasero de la casa de una vecina, una triste escena que le dejó un gran trauma difícil de superar.

Es un pequeño Yorkie llamado Rambo.

Brenda con la esperanza de salvar a su pequeño Rambo lo tomó entre sus brazos y rápidamente lo trasladó al centro clínico veterinario más cercano.

El veterinario que lo atendió le indicó a Brenda que las lesiones eran muy graves y habían afectado algunos de sus órganos. Su nariz y hocico estaban fracturados, sus dientes se habían incrustado en el paladar, tenía señales de haber sido agredido con el único fin de acabar con su vida. Lo más sensato era evitarle más dolor y practicarle la eutanasia. El diagnóstico que realizó el veterinario indicó que el indefenso perrito había sufrido mucho dolor mientras fue golpeado.

Rambo pesaba 3 kilos 600 gramos.

Para Brenda sigue siendo muy difícil asumir esta situación, hace 21 años perdió a su único hijo, desde que Rambo llegó a su vida se sintió acompañada e hizo sus días mucho más alegres, tener que enfrentar una vez más la sensación de duelo le causa gran angustia y dolor.

Brenda es una amante de los peluditos, tiene otro perrito en casa quien se ha visto muy afectado al no tener su amigo incondicional y compañero de juego.

Brenda destaca que el perrito sufrió varias fracturas.

Desde que Rambo no está, su otro perrito Cooper, pasa sus días tristes, ha perdido mucho peso debido a que perdido el apetito.

El diagnóstico del veterinario claramente indicó que el perrito había sido cruelmente maltratado, por lo que Brenda exige justicia para su  amada bola de pelos y espera encontrar al responsable que le hiso tanto daño al indefenso Rambo.

Cooper no quiere comer ni salir de casa.

Hasta ahora no se sabe nada sobre el culpable, sin embargo, Brenda ha creado una cuenta GoFundMe para recaudar fondos y dar una recompensa a quien de información sobre algún sospechoso y poder capturar al monstruo que sin piedad perjudicó a un pequeño ser.

La policía local ha abierto una investigación y pide a la colaboración de toda la comunidad para dar con el responsable y evitar que más perritos estén en riesgo.

Por favor, comparte esta nota en tus redes y alcemos la voz en contra de los tratos injustos. Sigamos siendo fieles defensores de los animalitos.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!