Acoge a los animales de un refugio en su casa para protegerlos durante una peligrosa tormenta

Carly Henry es una amante de los animales y la fundadora de Carly´s Critter Cam en las afuera de Austin, ella es uno de esos seres dispuestos a hacer todo lo posible por conservar y proteger la vida silvestre, incluso acogerlos en su propia casa con tal de salvar sus vidas.

Esto fue precisamente lo que hizo el mes pasado cuando una tormenta paralizó casi todo el estado de Texas.

Henry junto a su esposo acogieron a decenas de animales en su casa.

Pese a las advertencias sobre las fuertes precipitaciones, Henry tomó algunas medidas, sin embargo, la realidad fue completamente diferente.

Tuvo que improvisar una misión de rescate para los animalitos de su propio santuario.

Los reptiles más pequeños se sentían más cómodos sobre las tortugas gigantes.


Docenas de ellos, incluidas tortugas gigantes, una cría de cabra, un carnero joven, un gecko leopardo, geckos con cresta, dragones barbudos, un camaleón, una rana arborícola, una serpiente de maíz, algunas pitones y varios perritos, todos terminaron tiernamente acurrucados en la sala de estar frente a la chimenea.

Durante varios días convivieron sin ningún altercado.

Henry no pudo evitar registrar las emotivas escenas, pero destaca que detrás de tanta armonía presente en las fotos hubo un remolino de emociones y mucho trabajo para poder trasladarlos a la seguridad de su hogar.

Destaca que fue una verdadera locura, pensaban que estaban preparados, pero la naturaleza tenía otros planes.

Uno de los camaleones trataba de mezclarse entre las plantas.

Se había abastecido de alimentos y suministros especialmente para los días con baja temperatura, sus vecinos le prestaron algunos calentadores para los animalitos más sensibles al frío, pero cuando llegó la tormenta rápidamente se dio cuenta que no estaban lo suficientemente preparados.

Los animalitos también se turnaban para estar frente a la chimenea.

La tormenta llegó y no pasó mucho tiempo para que se cortara el servicio eléctrico, los calentadores dejaron de funcionar y los animalitos más sensibles estaban muy expuestos, sino actuaba muchos de ellos se debatirían entre la vida y la muerte.

Decidió trasladar a los animalitos más vulnerables como reptiles y las crías de diferentes especies a su casa.

“¡Fue una locura! Entonces pensé, oh, Dios mío, ahora tenemos que conseguir todas las tortugas grandes”.

Yoda, Tortellini y Yoshi es el nombre de sus tres gigantes tortugas, lentas y muy tercas necesitaron de ayudaron para llevarlas a la casa.

Gracias a su esposo, que aun convaleciente de una herida en el pie, y un voluntario lograron ponerlas a salvo. “Fue muy estresante” dijo Henry, pero finalmente lograron ubicarlas frente a la chimenea.

Las serpientes también tenían su lugar favorito.

Fueron días con mucha incertidumbre, la energía y la calefacción iban y venían, por lo que permanecer frente al fuego era la mejor opción.

Henry y su esposo tomaron turnos para asegurarse que la chimenea siguiera ardiendo, los animalitos, por su parte, se sentían cómodos y parecían disfrutar de una agradable tertulia. Henry comentó al respecto:

“Me asombró tanto lo bien que se llevaban todos”.

Si bien esta pareja está feliz de poder ayudar a los animalitos que tanto aman, lo más emocionante para ellos fue poder contar con el apoyo de todos sus vecinos.

“Esta comunidad simplemente está dispuesta a ayudar. Personas al azar estaban dispuestas a arriesgar sus vidas. Todos se cuidaban unos a otros. Creo que esa es una gran parte de la razón por la que lo logramos.

Ver a la comunidad unirse por los animales, ese ha sido mi objetivo desde siempre. Fue increíble. Fue verdaderamente mágico”.

Después de la tormenta siempre viene la calma, en Austin el sol brilla una vez más y todos los animalitos están de nuevo en el santuario.

Henry está más que feliz de haberlos salvado y haber contado con la ayuda de una hermosa comunidad que nos recuerda que el trabajo el equipo da mejores resultados.

Una mano amiga hace la diferencia pero juntos podemos cambiar el mundo. Comparte y sé parte de esa comunidad amante y defensora de los animales.