El activista Marc Ching ya ha salvado a miles de perros de ser comidos en China

En la vida encontramos seres extraordinarios. Marc Ching no solo es activista en favor de los seres más desposeídos del Reino Animal, sino un héroe sin capa. Este hombre ha logrado extraer de una muerte segura a miles de perritos a punto de ser devorados en el tristemente célebre Festival de Yulín, en China.

El activista tiene un gran compromiso con los perros, arriesgando incluso su propia vida para salvarlos.

activista

Este paladín tan solo tiene 37 años de edad. Viajero experimentado, Marc ha sido robado, incluso raptado en una oportunidad. Todo como consecuencia de su dedicación y su entrega por los animales, sin importar dónde se encuentren.

Activista

También ha sido herido con arma de fuego, y se ha tenido que batir en duelo de ajedrez con la muerte en tres ocasiones. Sin embargo, el objetivo de Marc sigue siendo uno: rescatar de la injusticia a estos seres luminosos e inocentes.

El hombre oriundo de la isla de Hawaii, ha hoyado el continente asiático en cinco oportunidades. El éxito de su noble labor ya le ha granjeado la bicoca de más de 1000 mascotas rescatadas de las fauces de los comensales de carne canina.

Como todos hemos tenido el infortunio de saber, en esta ciudad antes mencionada se lleva a cabo el festival de la carne de perro. Se trata de un evento que dura 10 días de terror y de muerte sin sentido.

Un festival horrible, que ha sido ampliamente criticado durante años, pero que, desgraciadamente, continúa existiendo. Se cuentan por más de 10 mil las mascotas que han sido sacrificadas en Yulín, con tal de llenar los estómagos de la gente afecta a ingerir este tipo de carne.

Mi primer viaje fue después de la fiesta de Yulin, el 1 de septiembre. Cuando fui a China, vi cosas que no conocía que la gente podría hacer. Yo sabía que comían perros allí, pero lo que no sabía era el aspecto de la tortura y los abusos asociados con la preparación de dicha carne”, comentó Marc Ching.

Y es que, en verdad, este tipo de prácticas nos son tan lejanas a los occidentales, que a veces resultan difíciles de digerir, incluso de describir con palabras. Tan solo en aquella primera estancia en China, Ching salvó de la muerte a 57 ejemplares.

No tiene sentido para mí, es indescriptible”, añadió el noble rescatista.

Entre los animales rescatados por Ching en aquella oportunidad, no solo se incluyeron perros, sino también algunas ovejas lanudas y un grupo de patos a punto de servir de merienda.

Seguidamente, Ching fundó la organización sin fines de lucro Animal Hope & Wellness, y a lo largo de los años se ha destacado procurar el bienestar animal. También es el flamante propietario de The PetStaurant, una tienda especializada en nutrición para mascotas.

Preocupado por la situación de estos leales animales de compañía, Ching realizó otros tres viajes al gigante asiático, logrando poner a salvo 249 animales. Los sacó de algunos de los peores y más indignos mataderos del planeta.

Marc se apoyó en un traductor quien le acompañó en la investigación acerca de la ubicación de estos sitios de matanza de perros. Volvió a Yulín y terminó de salvar a 1000 canes de ser comidos en dicho festival. Todo gracias a los buenos oficios de la también activista Valarie Ianniello.

También Indonesia le dio las gracias por ser tan apasionadamente amante de los animales. Incluso convence con dinero a los traficantes para que entreguen a los perros. Trata de que entiendan que hay otros emprendimientos más sanos. Además, a los caninos quienes fallecen, Marc les da un entierro digno.

Todo lo ha hecho en grande, en las campañas de salvamento a través de su asociación ha logrado contactar con famosos, políticos y todo aquel amante de los animales que le ayude en su noble labor. Gracias a que nunca se dió por vencido hoy tenemos en el mundo más peludos felices en hogares amorosos.

El festival de Yulin ha causado mucha polémica. Sin embargo, la actuación de nuestro protagonista y otros activistas como él, nos brindan un halo de esperanza de que muy pronto se cortará de raíz este tipo de “celebraciones”.