Adolescentes luchan por salvar a una madre delfín y a su bebé al borde de la muerte

En ocasiones el avistamiento de curiosos animales marinos a las orillas del mar puede convertirse en una sentencia de muerte para las criaturas.

Numerosos son los casos de delfines, ballenas tiburones y demás especímenes que al toparse con los humanos parecen haberse encontrado de frente con la muerte, pues las personas pierden toda sensatez y hacen del hallazgo un espectáculo dantesco.

En Francia, algo muy diferente sucedió con una grupo de estudiantes.

El pasado 15 de marzo un grupo de alumnos de la Escuela Marítima y Acuícola Daniel Rigolet de la comuna de Cherburgo, rescataron a un par de delfines que se encontraban varados en la playa de Saint-Vaast-la-Hougue.

Los colegiales de segundo año se encontraban en una práctica en los criaderos de ostras del establecimiento, cuando se percataron de la presencia de una delfín y su cría.

El sufrimiento de las criaturas era evidente y estos jóvenes no lo iban a tolerar.

La posición en la que estaban los cetáceos era evidentemente incómoda y sobre todo la madre estaba sufriendo mucho.

El grupo debió suministrarle un poco de agua por su respiradero para evitar que se ahogara, mientras ellos planificaban la maniobra para devolverlos al mar.

Estos jóvenes son un ejemplo para la humanidad.

El delfín era de gran tamaño y esto dificultaba la labor de los jóvenes que intentaban llevarla de nuevo al agua sin hacerle ningún tipo de daño. Tras hidratarla, utilizaron las manos para cargarla pero el asunto parecía inútil.

“Teníamos miedo de hacerle daño. Estaba asustada y estresada”, dijeron Flavie, Cathy y Océanne, tres de las alumnas que participaron en el rescate.

Conscientes de que trataban con una vida, las jóvenes prefirieron alertar a los profesionales para que el rescate se terminara de la mejor manera. Tras una llamada telefónica, los bomberos del lugar llegaron y ayudaron a las chicas en la noble labor.

La decisión fue la más acertada en ese momento.

En este rescate no hubo muchas imágenes que compartir, apenas unas cinco fotografías capturadas por las chicas. Pero nadie se afanó por retratarse con los cetáceos con el fin de alardear de la experiencia en sus redes sociales. Aun así, este momento quedará tatuado en la memoria de los jóvenes que con su hermosa acción han dado un gran ejemplo de conciencia al mundo entero: si ves a un animal en peligro no lo retrates, ayúdalo.

Este caso fuese muy diferente de no ser por la intervención oportuna de estos chicos, comparte la noticia y envíales tu admiración a los prometedores jóvenes.