Adopta a un perrito que se parecía a su mascota de niña y descubre que es el mismo perro

Todo aquel que haya perdido una mascota sabe que puede causar un dolor incomparable. Muchas personas darían cualquier cosa por recuperarla, pero en esa búsqueda sin certezas el resultado no siempre puede ser el que esperamos. Sin embargo, hay quienes pueden tener la suerte del millón y tras muchos años recuperar aquello que creían perdido. Nicole Grimes, vive en Pensylvania, cuando tenía tan solo 10 años, su abuelita le regaló un hermoso perrito que llegó para trasformar su vida.

Se trataba de un perrito caniche cruzado con Pomerania.

Para la pequeña Nicole tener un perrito en casa era sinónimo de fidelidad y de innumerables aventuras. Después de 4 años de estar juntos, el padre de la niña consiguió un nuevo trabajo, lamentablemente no aceptaban mascotas y la familia tuvo que tomar la difícil decisión.

Llevaron al perrito a la Sociedad Protectora de Animales de Washington, desde entonces, no tuvieron noticia del perrito, solo siete años después de haberlo dejado en el refugio. Tras una publicación en Facebook.

Los perritos adultos son más difíciles de adoptar.

Nicole ya no era una niña, tenía su propia familia, un día notó una publicación sobre un viejo perrito llamado Chloe que necesitaba un hogar. Un pálpito se apoderó de ella, sería acaso su pequeña perrita cuando era niña, a pesar que parecía imposible, se fue al refugio y sin pensarlo adoptó al perrito. Al llegar a casa lo miraba curiosa pero dispuesta a darle todo el amor que se merecía tan adorable peludito.

El perrito parecía cansado y solo deseaba ser amado.

Al pasar los días, las sospechas de Nicole no cesaban, así que decidió unir algunos puntos y descubrió que el viejo perrito que había adoptado era el mismo que ella tenía cuando tan solo era una niña. Sí, parece casi imposible que este tipo de cosas sucedan, pero esta historia nos ha demostrado que sin importar el tiempo y la distancia es posible recuperar aquello que creíamos perdido.

Casi una década después fue imposible el mágico encuentro.

Dicen que uno siempre vuelve a los lugares donde fue feliz, y el hermoso Chloe regresó dónde su pequeña dueña que a pesar de no ser la misma niña de hace años, lo ama incondicionalmente. ¿Destino o casualidad?

Ahora el perrito busca refugio en los brazos en el gran amor de su vida.

Estamos seguros que este par recuperarán todo el tiempo perdido, a pesar que el perrito ya no tenga la misma energía, lo importante es que pasará el resto de su vida en un hogar que le dará todas las atenciones.

Ayúdanos a compartir esta hermosa historia y motívate a darle un hogar a los perritos adultos abandonados en los refugios, ellos te lo agradecerán.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!