Lo salvan de ser vendido en el mercado negro y lo adoptan porque no puede vivir en su hábitat

¿Cuántos de nosotros no hemos querido salvar a un animalito de un trágico final? una mujer lo ha logrado de la manera más audaz posible. Zhenya se encontraba navegando en línea cuando se enamoró casi instantáneamente de un sable salvaje.

La mujer no sabía mucho sobre este animal así que decidió investigar al respecto. Resulta que es uno de los animalitos con la piel más cara del mundo.

Los sables salvajes viven en bosques donde abundan los pinos, cedros y abedules.

Debido a su textura sedosa y su amplia gama de colores muchas casas de moda pagan cantidades exuberantes para hacer piezas exóticas con la piel de sable. En Rusia, la demanda de pieles de sable crece cada día, la utilizan para producir distintos artículos como abrigos, colchas y hasta ropa interior.

Muchos de estos animalitos son criados en cautiverio para luego darle un desgarrador final, morir para ser la mercancía de otra persona, este era el destino del lindo animal que Zhenya vio en Internet.

Solo en Rusia hay alrededor de 70 granjas para criar y matar a sables salvajes.

La mujer estaba decidida hacer algo al respecto e intentar salvar la vida del indefenso animal, descubrió que podía comprarlo en una de las granjas de pieles y así lo hizo.

Ahora, los dos viven un sinfín de aventuras llenas de acertijos y momentos inolvidables. Zhenya no solo salvó la vida de un indefenso animal, también lo hizo parte de su familia.

Decidió llamar al sable salvaje Umora.

Zhenya comenta que Umora tiene una personalidad muy difícil, tras pasar mucho tiempo en la granja le dejó algunas secuelas lo que hace que difícilmente pueda sobrevivir en su hábitat natural, por ello, decidió quedárselo y ofrecerle la mejor vida posible.

El encierro en que vivió por años hizo que Umora sea un poco histérica y bastante emocional. Destaca que es un sable muy activa e inteligente.

Umora disfruta robar algunas cosas.

Si bien Zhenya está haciendo un fuerzo bastante grande para ofrecerle todas las comodidades a Umora no recomienda tener un sable como mascota. Al respecto comenta:

Uno tiene que pasar por muchas cosas antes de que puedan comenzar a vivir cómodamente. Requiere mucho tiempo y paciencia. Incluso podría llevarle un par de años comenzar a disfrutar plenamente de su vida con él”.

Estas hermosas criaturas viven en madrigueras cerca de las riberas de los ríos y en los rincones más densos de los bosques.

Son muy hábiles escalando acantilados y árboles, disfrutan cazar durante las horas del crepúsculo, pero se vuelven más activos durante el día en la temporada de apareamiento.

Sus territorios de origen varían de 4 a 30 kilómetros de tamaño dependiendo de la disponibilidad de alimentos.

Si bien Umora ya no podrá regresar a su hábitat debido a las lesiones permanentes que le causaron en la granja, está feliz y agradecida con Zhenya por haberle salvado la vida.

Juntas, a su manera, y a su ritmo, son una hermosa pareja que trasmiten el más puro amor.

Si los alimentos escasean, los animales de esta especie pueden moverse hasta 12 kilómetros por día en busca de recursos.

Salvar la vida de estos animalitos depende de nosotros, por favor no compres prendas elaboradas con la piel de sable o cualquier otro animal y luchemos para poner fin a la industria de pelaje ensangrentado que acaba con la vida de nuestros animalitos.

No dejes de compartir esta noticia en tus redes y tomemos consciencia de las prendas que usamos. Juntos podemos ser la voz que tanto necesitan los animalitos y poder salvarlos de un trágico final.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!