Afroamericano pide a una mujer blanca que ponga la correa al perro y su reacción indigna a todos

En el mundo existen dos tipos de personas, aquellos capaces de contemplar la naturaleza aún cuando hay algunas reglas de por medio, y los que sin importar las condiciones las rompen para conseguir beneficios personales. Esta es la historia entre dos neoyorquinos completamente diferentes y un perrito que por suerte, salió ileso de la disputa.

Un hombre afroamericano llamado Cristian Cooper, ávido observador de las aves, se encontraba montando bicicleta en el área de Ramble del Parque Central de Nueva York.

La mujer en pánico llama al 911.

El hombre de 57 años le pidió a Amy Cooper, con quien no tiene ninguna relación, que le pusiera una correa a su perro.

El incidente ocurrió en una sección semi-salvaje donde se requiere que los perros estén con la correa en todo momento para así proteger la vida silvestre. Sin embargo, la mujer rechazó la petición y le dio un giro bastante brusco a la conversación.

Mientras hablaba, el perrito se retuerce e intenta escapar.

El hombre señala que se ofreció a darle algunas golosinas para evitar que el perrito saliera corriendo, pero la mujer agarró al perrito con rabia y comenzó a llamar a la policía.

Fue entonces cuando el Cooper sacó su teléfono y comenzó  a grabar. La mujer histérica le dice:

«Voy a decirles que hay un hombre afroamericano amenazando mi vida”.

Ella procedió a llamar al 911 mientras arrastraba al indefenso perrito por el collar, cejada por su rabia lo estaba ahogando. La mujer le dice al operador:

«Estoy en el Ramble, hay un hombre afroamericano, tiene un casco de bicicleta y me está grabando y me está amenazando a mí, y a mi perrito”.

Más adelante agregó:

«Estoy siendo amenazada por un hombre en Ramble, ¡Por favor envíe la policía de inmediato!”

El video fue publicado en Twitter el Día de los Caídos, por la hermana de Cooper, ahí se puede ver una intensa discusión en la que se proyecta la historia de las falsas acusaciones contra un hombre afroamericano y el maltrato injusto contra un indefenso animalito.

Cooper es un observador de aves de la ciudad.

Tras el incidente, al caer la noche la mujer entregó al perrito al grupo de rescate Abandoned Angels Cocker Spaniel Rescue, Inc., donde lo había adoptado hace dos años. En una publicación en su Facebook dicen lo siguiente:

«Gracias al público preocupado por ponerse en contacto con nosotros acerca de un video que involucra a un perro que fue adoptado a de nuestro rescate hace dos años. A partir de esta noche, la dueña ha entregado voluntariamente al perro en cuestión a nuestro rescate mientras se está abordando  este asunto. Nuestra misión sigue siendo la salud y seguridad de nuestros perros rescatados. El perro ahora está bajo el cuidado de nuestro rescate y está a salvo y en buena salud. No responderemos a ninguna otra investigación sobre la situación, ya sea pública o privada. Gracias por su comprensión”.

Afortunadamente, el perrito se encuentra en un lugar seguro y con personas que velarán por su bienestar.

Por otra parte, Amy,  a los pocos días del incidente se disculpó públicamente por sus acciones:

«Pido disculpas sinceras y humildemente a todos, especialmente a ese hombre y su familia. Fui yo quien estaba actuando de manera inapropiada al no tener a mi perro con una correa… Tenía todo el derecho de solicitar que le pusiera la correa a mi perro en un área donde fuera necesario”.

Aceptar nuestros errores es el primer paso para cambiar poco a poco la sociedad. Deseamos que esta joven mujer logre encontrar lo que la haga realmente feliz sin perjudicar a nadie, mucho menos a los indefensos peluditos.

Los perritos están para ser amados y protegidos, no para ser involucrados en situaciones donde el resultado puede ser irreversible. Démosles todo el amor que necesitan y alcemos la voz en contra de los tratos injustos. ¡Comparte!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!