Dos gatitas de acogida se aman tanto que sostienen fuertemente sus patas para que no las separen

Muchas veces encontrar una familia para un amigo felino se vuelve una tarea difícil. Son miles los gatos que están listos para ser adoptados en los refugios de los Estados Unidos.

Cada gato es atendido y cuidado para que pueda encontrar una familia que lo lleve a su casa para siempre. Simplemente necesitan un hogar lleno de amor donde reciban todos los mimos que se merecen.

Pero cuando se trata de la adopción de un par de gatos que deben irse con la misma familia se vuelve un trabajo más complicado para el personal del refugio.

Es el caso de Lily y Rosa, dos hermosas gatitas que se han vuelto inseparables y por su bienestar solo podrán salir del refugio adoptadas por la misma familia.

Lily es una mezcla siamesa y Rosa es una elegante gatita de color negro que pareciera que estaban destinadas a encontrarse para vivir juntas.

La historia de estas amigas inseparables comenzó cuando Rosa llegó extremadamente triste y arisca a las manos de Andrea Christina del St. Francis Society Animal Rescue. 

Un par de días después Andrea recibió una llamada para recibir a otra gatita muy enferma que había estado en la UCI durante casi una semana tras haber sido encontrada a un lado de la carretera en Tampa. Se trataba de Lily, quien parecía un esqueleto.


Apenas Andrea estuvo a cargo de las gatitas comenzó el arduo trabajo de ganarse la confianza de ellas para ayudarlas a que se sintieran seguras y en casa.

Después de que Lily terminó su tratamiento de antibióticos, Andrea decidió presentarla a Rosa. Lily todavía estaba bastante débil y tenía dificultades para caminar. Ella estaba sufriendo de toxoplasmosis, pero Rosa junto con un tratamiento de hidroterapia parecía ayudar a Lily a ganar fuerza.

Desde entonces estas amigas han sido inseparables. Cuando una comienza a explorar su hogar de acogida, la otra siempre está muy cerca. Cuando una hace una siesta la otra también se acuesta. Cuando una va por el tazón de comida, la otra va por el mismo tazón de comida, usurpando ocasionalmente el alimento ajeno.

Aunque todavía son tímidas, ambas se ayudan mutuamente para aprender a ser valientes.

Incluso sostienen sus patas para que nadie las separe

Ahora, esta pareja de amigas se enfrenta a un nuevo desafío, encontrar un hogar para siempre donde puedan vivir juntas. Con suerte, su amor amor y ternura será motivo de inspiración para que una familia pueda adoptarlas.

Facebook / Instagram

Si quieres hacer algún donativo al refugio puedes hacer clic aquí. Si estas interesado en adoptarlas y vives en el área de Tampa Bay puedes ponerte en contacto con el Rescate de Animales de la Sociedad St. Francis haciendo clic aquí.

También puedes ayudar al refugio a buscarle un hogar a las inseparables y mejores amigas felinas compartiendo esta emotiva nota con tus amigos y familiares.

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!