Anciana de 104 años se estrena como cazadora y posa orgullosa junto a su primer «trofeo»

Cuando se trata de hacer las cosas que realmente nos gustan y apasionan, la edad no es ningún impedimento. Prueba de ello, es una ancianita de Wisconsin, a quien desde siempre le gustó la cacería, pero fue a sus 104 años que consiguió su licencia para cazar.

La cacería de ciervos es autorizada en Estados Unidos

Florence Teeters es una mujer de 104 de edad y madre de cinco hijos. Dentro de su familia siempre ha existido una tradición por la cacería, y eso lo inculcó a cada uno de sus hijos. Tiene un espíritu aventurero, y crió a sus hijos para ser cazadores. A ella misma le fascinaba todo lo relacionado con ese deporte.

Sin embargo, nunca se dedicó directamente a ninguna actividad donde participara de manera activa. Pero, con el pasar del tiempo y viendo a su hijo Bill cazar tantos animales, empezó a nacer en ella cierta inquietud por experimentar un poco.

¡Le encantaba estar en el bosque!

Su hijo Bill siempre ha querido complacerla en todo y hacer que se sienta a gusto. Por eso cuando ella le comentó su deseo, la apoyó totalmente. Lo primero que hizo Bill, fue llevarla al Departamento de Recursos Naturales de Wisconsin, y solicitaron su licencia para cazar.

Al contar con el documento de ley, la centenaria mujer salió con su hijo por primera vez de cacería, y no perdió su tiempo, pudo cazar un ciervo. ¡Nada mal para una novata!

Bill contó cómo ocurrió. Llevó a su madre a su primer encuentro con los ciervos este año, ella estaba inmensamente feliz. Un poco después de las cuatro de la tarde, apareció el primer ciervo a unos treinta metros de distancia.

“Le di un golpecito en la rodilla y le señalé. Ella asintió y sonrió y se quedó realmente callada”, explicó el hijo.

A pesar de ser nueva en estas lides, fue considerada la cazadora más vieja de todo Wisconsin. Bill admira mucho a su madre y reconoce sus cualidades, especialmente ese deseo de aventuras que a pesar de la edad lo mantiene.

“Ella es una gran aventurera, fue a la tirolesa en Milwaukee y va al Mardi Gras todos los años», dijo el orgulloso hijo.

Y así fue como se hizo de su primer trofeo de caza. Los que la conocen saben de la tradición familiar, y les encanta lo que está haciendo a pesar de su edad.

«Creo que es fantástico. Parece que ella proviene de una familia de cazadores para que sepa lo que está haciendo», comentó Joe Paul, del Departamento de Recursos Naturales de Wisconsin.

Sus fotos fueron subidas a las redes sociales, donde ha recibido los comentarios más variados:

«¡Así se hace Florencia! ¡Me alegro de que hayas logrado un buen ciervo después de todos esos años! Felicitaciones y respeto desde Canadá. Espero que usted y su hijo tengan una gran temporada el próximo año también», le escribió un usuario ante el asombro de muchos otros que no han parado de criticarla.

Aunque esta longeva cazadora es un manantial de motivación para muchas personas, muchas otras han cuestionado que dedique sus años dorados de vida a la cacería. ¿Acaso ese último recuerdo de acabar con vidas inocentes es lo que se quiere llevar a la otra vida? ¿Es que no había otra afición noble a la que enfocar todo su esfuerzo y amor?

Comparte esta historia con tus amigos, aunque se ve que es algo que le apasiona y lo vive intensamente, esperamos que cambie de parecer. Déjanos saber qué opinas de la extraña afición de la dulce Florence.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!