Una anciana se rehusaba a aceptar al perrito que su nieta rescató, hasta que él salvó su vida

Anabelle Camp encontró un cachorro abandonado, como tristemente nos ha pasado a todos alguna vez en la vida. Pero este pequeño perro tiene algo especial ya que salvó dos vidas a su corta edad y eso es lo que lo hace ser tan único.

Cuando Anabelle recogió al pequeño can en una carretera de Georgia imaginó de inmediato que su casa no podría ser el hogar final para este cachorro, al que bautizó como Mason, debido a que su abuela, con quien vive, no lo permitiría.


No obstante, la desesperada mujer no estaba dispuesta a separarse de su nuevo mejor amigo y habló con su abuela para poder cuidarlo en casa hasta que se le encontrara un hogar sustituto, algo que supuestamente no demoraría más de una semana.

Pasaron los días y el hogar sustituto no llegaba, por lo que, para no faltar a la palabra con su abuela, Anabelle llevó a Mason a las instalaciones de una asociación protectora animal para que el perrito pudiese esperar allí a su familia adoptiva.


Sin embargo, Mason enfermó durante ese tiempo y hasta tuvo que ser hospitalizado. Al enterarse de la mala noticia, Anabelle no dudó un segundo, tenía que recuperar al pequeño:

“Estaba histérica. Tenía que recuperar a mi bebé” comentó la mujer.

Y así que fue que suplicó a su abuela que le permitiese volver a llevar a Mason a la casa hasta que este se recuperara.

Después de mucho insistir, la abuela aceptó a Mason a regañadientes


Anabelle, cree que lo que sucedió fue una señal del destino, para que Mason se quedara siempre a su lado y los hechos no tardarían en demostrárselo con creces.

Una noche, Anabelle despertó de repente con Mason encima suyo ladrando por lo cual supuso que algo pasaba. Saltó de la cama en una clara indicación de “sígueme” y fue hasta el cuarto de la abuela (el cual tenía prohibido, por supuesto) donde la encontraron inconsciente y con su corazón detenido.


Gracias a la reanimación que le practicó su nieta, la abuela reactivo su corazón y se evitó lo que podría haber sido una muerte segura si no fuera por Mason, el inteligente perrito.

El destino, una fuerza sobrehumana o vaya a saber qué fue lo que puso a Mason en el camino de Anabelle, pero está claro que por algo suceden las cosas. Porque este pequeño cachorro, no sólo salvó la vida de la abuela sino también la de Anabelle quien ahora ha encontrado una razón más para vivir por este amoroso y ocupado cachorro que entre juego y juego, tiene tiempo para salvar vidas.


Anabelle contó a su abuela el acto más que heroico de Mason, lo que evidentemente robó su corazón y la preparó para abrirse al cachorro.

“Ahora lo acaricia cuando lo ve, que es más de lo que ella ha hecho nunca.” Comentó Anabelle al respecto.

Annabelle Camp

Esta es una muestra más de que los animales son extremadamente inteligentes y protectores con sus humanos, sin importar si son correspondidos o no, ellos serían capaces de darlo todo por los seres que consideran su familia.

Comparte esta emotiva historia con todos tus amigos y recuerda que todos merecen una oportunidad para ser felices

¿Te gustó?

Deja tu comentario

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!