Aparece con vida en una carretera tras recibir una inyección letal y ser enterrado

Es lamentable que existan personas que sean capaces de atentar contra la vida de los animales.

Kiryusha, es un pastor alemán de 7 años que fue encontrado en una carretera tras haber recibido una inyección letal porque sus dueños querían sacrificarlo.

Después de recibir la inyección fue enterrado vivo, pero, afortunadamente, este cachorro de alguna manera escapó de su tumba y como pudo se arrastró hasta llegar a la orilla de la carretera. 

Por suerte, Olga Lystseva, de 39 años, se detuvo para rescatar a Kiryusha en una carretera en el norte de Rusia.

Los dueños de este pobre cachorro afirmaron que Kiryusha no estaba “saludable”, pero las pruebas realizadas por un veterinario determinaron que el único problema serio que tenía este animal era hambre.

Realmente fue un milagro que este perro sano tras recibir la ‘inyección letal’ y enterrado por dueños pudiera llegar con vida hasta un lugar más seguro. Kiryusha tenía afeitada la pata donde le habían inyectado.

Olga pasó junto a él y lo vio caminando lentamente bajo la lluvia por la carretera, mojado y exhausto. La mirada de este cachorro no dejó de seguirla, de inmediato dio la vuelta a su automóvil y regresó para buscarlo.

Después de darle algo de comida, lo subió en el asiento trasero de su auto. Kiryusha durmió todo el camino hasta Ukhta, una distancia de caso 150 kilómetros, donde lo entregó a un servicio de rescate de perros llamado Kind City.

El centro publicó las imágenes del animal para tratar de encontrar a su familia. No pasó mucho tiempo cuando el personal comenzó a recibir mensajes de que venían del asentamiento de Yemva.

Los dueños fueron identificados, quienes aseguraron que Kiryusha no estaba sano y lo habían «sacrificado». Admitieron haberle inyectado una droga con la intención de ponerlo a dormir para siempre y revelaron que lo enterraron en un lugar remoto cerca de la carretera Ukhta-Syktyvkar.

“Gracias a Olga, Kiryusha ha comenzado una nueva vida”, dijo Ekaterina Nimak del servicio de rescate.

El personal del centro de rescate dijo que los padres humanos del cachorro “se disculparon por su error” al enterrar vivo al perro.

“En el refugio está muy tranquilo, camina con una correa, no corre a ningún lado, rara vez entra en conflicto con otros perros y no ladra. Es amable con la gente”, agregó Ekaterina.

Kiryusha no tiene problemas médicos, un nuevo informe local reveló que este pastor alemán está tranquilo en un hogar de acogida lleno de amor.

Celebramos que este cachorro haya podido escapar de la muerte y que reciba toda la atención y cuidado que se merece. Comparte este rescate que ha conmovido a millones de personas.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!