Apenas puede caminar pero tiene el mayor gesto de lealtad cada día cuando llega su dueña

Llegar a casa siempre es el mejor momento del día, cuando en ese pequeño espacio se encuentra un verdadero tesoro esperándote para llenarte de amor y mimos.

Para muchos ese tesoro pueden ser los hijos, esposo, esposa, padres… Pero quien tiene mascota conoce perfectamente la satisfacción que los peluditos sienten al ver a su dueño cruzar la puerta.

«¡Llegaste, mamá!»

Los perritos siempre agradecen volver a ver a sus humanos tras un largo día de trabajo y son muchos los recibimientos hermosos que hemos presenciado. En esta ocasión queremos hablar de Fede, un Golden de 15 años que se ha hecho viral en las redes por su incondicional compañía.

Los años en él han pasado factura pero no apagan su gran lealtad.

Aunque su cuerpo ya no sea el mismo y los añitos le pesen, este amigo sale todos los días con paso lento pero seguro para recibir a su dueña.

Quince años pueden parecer poco, pero no en la vida de un perro. Por ese motivo, la responsable de Fede se siente más que conmovida con el hecho de que su can siga siendo así de fiel y atento con ella.

Esta mujer es la orgullosa dueña del peludo.

Puede que este perrito ya no escuche ni pueda caminar muy bien pero, aún cuando está en el patio trasero de la casa y siente que ha llegado su mamá humana, sale a todo lo que su cuerpo le permite para recibirla.

Esos ojitos ancianos aún anhelan ver la carita de mami después del trabajo.

Las bienvenidas de Fede son cada vez más sobrias pero no por ello dejan de ser verdaderamente emotivas. El peludo ya no salta, así que su dueña se agacha para mimarlo y agradecerle por tanto cariño.

Esta historia se ha hecho viral, después de que la mujer decidiera publicar un vídeo en su TikTok, bajo la cuenta Sabriijulii, desde entonces la grabación ha recibido más de 32.000 me gusta. 

Son 15 años de amor y de lealtad con su familia.

Pero este amiguito no sólo recibe a mamá, sino que la despide cada vez que ella sale de casa. En ese momento comienza su parsimonioso desfile para decirle adiós a su dueña.

«‘¿Fede, me vas a acompañar que me voy? Vamos. Esos besos mi amor’. Él me acompaña, él es todo un caballero. Me acompaña a irme también.’Ahí viene mi guapo’”, explica la mujer en un segundo vídeo.

Este es el deseo más grande de su dueña.

Sabri, la mamá de Fede, agradeció en línea a su can por tantos años de amor y fidelidad, no sólo con ella sino con toda la familia.

“Gracias por tantos años de amor del bueno. Tú eres lo más lindo de mi vida, aunque yo no te lo diga”, escribió junto al vídeo.

En ocasiones, las faenas del día a día nos llevan a olvidarnos de lo más importante y perdemos el verdadero sentido de la vida que está en esos pequeños detalles y gestos de amor.

¿Quién no quiere a un Fede en casa?

Dichosos todos aquellos que cuentan en sus vidas con un peludo como Fede que los espera a diario para robarles una sonrisa. Por favor, si ese es tu caso no lo ignores y retribúyele al menos un poco de todo su cariño.

Los perros son verdaderos ángeles en la tierra y Fede es muestra de eso, comparte su tierna historia y hazle llegar todo tu cariño.

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!