Aprueban la ley «Liberen a Willy» para poner fin de una vez al cautiverio de delfines y ballenas

Tres años después de su presentación, El proyecto de ley S-203 también conocido como el Acta de Terminación de la Cautividad de las Ballenas y los Delfines, o proyecto de ley Liberen a Willy fue aprobado en Canadá. Esto pone al país muy bien en el mundo, al ser líder en el bienestar de los animales poniendo fin al cautiverio de estos inteligentes animales.

Este proyecto de ley es recibido con gran beneplácito porque cualquier persona u organización que mantenga o críe a una ballena, delfín o marsopa en cautiverio debe enfrentar el peso de la ley canadiense, con multas desde los 150,000 dólares americanos.

También restringe todo lo relacionado con la importación y exportación de estos mamíferos acuáticos; impidiendo que sean utilizados con fines de diversión y entretenimiento.
Este acertado proyecto de ley fue introducido en el Senado por primera vez en 2015, por Wilfred Moore.

En su momento Moore dijo que estaba estancado por los senadores conservadores quienes se valieron de muchas cosas para evitar que avanzara. Logró la aprobación del Senado en octubre de 2018, después de tres largos años de continuo debate.

Nunca más veremos a ballenas tristes en los acuarios

«Tenemos la obligación moral de eliminar gradualmente la captura y retención de animales con fines de lucro y entretenimiento, los canadienses nos piden que lo hagamos mejor, y hemos escuchado», dijo Moore en un comunicado.

Finalmente se logró la aprobación del Comité de vida silvestre y pesca de la Cámara, en abril de este año 2019.

«Hoy es un muy buen día para los animales en Canadá», dijo Elizabeth May, líder de Green Party, quien patrocinó el proyecto de ley en la Cámara de Representantes.

Dentro de esta normativa legal se plantea como excepción los casos de animales que tengan que ser rescatados, se encuentren en rehabilitación o cuenten con una autorización emitida por organismos responsables para ser parte de investigaciones científicas, o en definitiva, cuando se haga en beneficio o el mejor interés del propio animal.

«Una persona puede retirar a un cetáceo de la vida salvaje siempre que esté lesionado o en peligro y necesite asistencia», dijo Rebecca Aldworth, Directora Ejecutiva de Humane Society International.

La aprobación de este proyecto de ley se atribuyó, en parte, a miles de canadienses que enviaron grandes cantidades de cartas y correos electrónicos para apoyar esta medida.

“El Senado recibió tantos correos electrónicos que sus servidores se bloquearon”, dijo Moore.

Si bien se ha logrado un gran paso respecto a la protección animal, la ley no tiene aplicación retroactiva, por lo tanto, los mamíferos marinos que estén en cautiverio seguirán confinados, pero no se pueden criar ni traer nuevos animales.

Actualmente en Canadá sólo quedan dos instituciones que mantienen a las ballenas y delfines en cautiverio: el acuario de Vancouver y Marineland, un zoológico y parque de diversiones de las cataratas del Niágara.


Todo ello ha motivado al Acuario Nacional de Baltimore a trasladar a sus delfines a un nuevo santuario justo al lado de mar, para que vivan como si estuvieran en casa. Asimismo, Dolphin Marine Magic en Coffs Harbour, en Australia, anunció que dejaría de criar delfines y se enfocará en la rehabilitación, la conservación y la educación.

Ladbible

Esperamos que sigan sumándose más instituciones y personas a esta excelente propuesta por el bien de los delfines, las ballenas y por todos los animales.

¡Comparte esta excelente noticia con todos tus amigos y demos un aplauso a iniciativas como esta!

¿Te gustó?

Te recomendamos

¿Te gustó el vídeo?
¡COMPÁRTELO!